¿Cómo ahorrar gasolina?


¿Cómo ahorrar gasolina?

Aunque los nuevos modelos de automóviles cada vez consuman menos carburante, la gasolina y el Diesel siguen siendo gastos importantes tanto para las empresas como para las economías domésticas. Cuando sube el precio de la gasolina todos nos ponemos a temblar y a buscar gasolineras baratas. Pero, no te preocupes, vamos a compartir contigo 10 trucos para ahorrar gasolina y conducir eficientemente:

1. Mantén la velocidad

Las frenadas y aceleraciones bruscas son enemigas del ahorro de energía. Es mejor desacelerar que frenar bruscamente, por ejemplo. Circula  con marchas largas y bajas revoluciones, dentro de los posible, para reducir el consumo. Ten en cuenta que debes usar la primera al principio de la marcha, pero cambiar a la segunda lo antes posible.

2. No cargues demasiado el coche para reducir tu gasto de gasolina

Si queremos ahorrar combustible no debemos excedernos en la carga o el número de ocupantes. Debes saber que, tal y como indica la DGT, cada 100 kilos que añadimos al coche, consumimos un 5% más de combustible. Siempre es preferible incluir toda la carga en el maletero o el interior del automóvil, pero si necesitas utilizar una baca distribuye bien los bultos y procura que ofrezcan poca resistencia al aire. Ten en cuenta que solo la baca, aunque esté vacía, hace que consumamos un 2% más, así que, si no la necesitas, retírala.

3. Usa un GPS para ahorrar gasolina

Aunque pueda parecer que los GPS no influyen en el gasto de gasolina o Diesel no hay nada peor que alargar el trayecto para vaciar el depósito de nuestro automóvil. Si te pierdes y acabas dando vueltas innecesarias, obviamente, no irás por el buen camino.

Para cualquier nuevo recorrido es recomendable contar con un GPS o planificar el trayecto previamente. Si no dispones de navegador, el copiloto puede usar el de Google en su móvil. ¡Ahorrarás en gasolina y, sobre todo, en tiempo y disgustos! Cabe decir que este consejo también se puede aplicar a recorridos que sigas habitualmente. Quizás así descubras una nueva ruta y llegues a tu destino antes y gastando menos combustible.

4. Ajusta la presión de los neumáticos

Asegúrate de que la presión de los neumáticos es óptima. La falta de presión causa una mayor resistencia al movimiento de las ruedas así que el motor deberá compensarlo y, por lo tanto, consumirá más combustible. Ten en cuenta que unos neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la adecuada provocan que el combustible rinda entre un 2 y un 4% menos. ¡Todo cuenta!

5. ¡No te pases con el aire acondicionado!

El aire acondicionado es uno de los accesorios que más afectan el consumo de gasolina. Así que, si quieres ahorrar combustible, no te excedas con el aire acondicionado y mantén una temperatura de unos 24 grados. Aunque tarde algo más en enfriarse el coche no recurras a poner el climatizador a temperaturas muy bajas o lo pagarás en la gasolinera.

6. Las ventanillas, mejor cerradas si vamos deprisa

Si circulamos a menos de 70 km/h es mejor llevar las ventanillas abiertas, pero si vamos rápidos es preferible circular con las ventanillas cerradas para que nuestro vehículo sea más aerodinámico. Se trata de reducir la resistencia al aire de nuestro coche. Puedes utilizar los dispositivos de aireación para ventilar sin aumentar el consumo de gasolina.

7. Apaga el motor en los atascos

Si vas a estar parado durante más de un minuto es recomendable que apagues el motor. ¡Te ahorrarás unos 150 euros al año! Así que ya sabes qué debes hacer en las retenciones.

8. Aprovecha las bajadas

La inercia puede ser tu gran aliada para ahorrar gasolina. En las bajadas deja que el coche se desplace utilizando la marcha más larga posible. Las ruedas mantendrán en marcha el motor sin a penas gastar combustible.

9. Evita el punto muerto

Aunque mucha gente lo desconoce, el punto muerto consume medio litro de combustible por hora, aprox. Así que evita usarlo en la medida de lo posible.

10. Mantén tu vehículo en buen estado

Un coche en que todo funcione correctamente será un coche eficiente. Los filtros y los niveles, por ejemplo, son clave para mantener el motor en buen estado y que, por lo tanto, éste consuma adecuadamente. Por otra parte, unas bujías sucias pueden aumentar un 10% el consumo de combustible. Así que ¡cuida de tu coche y ahorrarás en carburante!

Si no tienes suficiente quizás te interese nuestro otro post sobre ahorro en gasolina con más consejos.

Esperamos que todos estos trucos te sean útiles para ahorrar gasolina y, además, cuidar del medio ambiente. Al ahorrar todo suma y cuando hablamos de productos de uso cotidiano como la gasolina, ¡más todavía! ¿Sigues estos consejos para reducir el consumo de carburante o tienes alguno más?

Cómo ahorrar en la vuelta al cole


Cómo ahorrar en la vuelta al cole

¿Hay algo más típico de septiembre que los anuncios de la vuelta al cole? Aunque no tengamos hijos sabemos a la perfección gracias a los grandes almacenes que septiembre es época de “volver a empezar”, pero si los tenemos no nos hacen falta los anuncios para darnos cuenta… ya desde hace unas semanas le damos vueltas a la cabeza para ver como, tras los excesos veraniegos, podemos evitar más desembolso y ahorrar en la vuelta al cole.

Lee mas Cómo ahorrar en la vuelta al cole

¿Todavía no tienes una cuenta de ahorro?


¿Todavía no tienes una cuenta de ahorro?

Los signos de interrogación del título están más que justificados: a estas alturas abrir una cuenta de ahorro es algo que debemos tener muy en cuenta, ya que es un producto financiero que nos permite crear el famoso “colchón” que nos salvará de más de un apuro económico y, además, obtener rentabilidad por nuestro dinero: todo ventajas.

Lee mas ¿Todavía no tienes una cuenta de ahorro?

Trucos para enseñar economía a tus hijos


Trucos para enseñar economía a tus hijos

Si quieres que tus hijos aprendan el valor del dinero y sean responsables el día de mañana, quizá te interese saber estos trucos para enseñar economía a tus hijos.

Lee mas Trucos para enseñar economía a tus hijos

7 trucos para detectar una inversión poco rentable


7 trucos para detectar una inversión poco rentable

Hemos utilizado la expresión “inversión poco rentable” en el título para no hablar de “estafa”, que es una palabra bastante fuerte y que da bastante mal rollo. Pero sí, estos trucos también te ayudarán a no caer en estafas tanto en el ámbito físico como en el online.

Lee mas 7 trucos para detectar una inversión poco rentable

Ahorrar en invierno sin pasar frío


Ahorrar en invierno sin pasar frío

Durante el típico día frío y lluvioso de invierno hay pocas cosas más confortables que llegar a casa después de un día de trabajo o estudio. El confort y calor de nuestro hogar nos espera para abrazarnos con sus suaves brazos y olvidarnos del frío del exterior.

Pero, es un hecho que, para mantener la casa caliente en invierno es necesario gastar más en luz o en calefacción. Sin embargo, los gastos de muchos hogares aumentan desmedidamente durante este período, tal vez por desconocimiento, tal vez por dejadez. Para que eso no vuelva a pasar, te ofrecemos 7 consejos para ahorrar en invierno sin pasar ni pizca de frío.

Lee mas Ahorrar en invierno sin pasar frío

Disfruta en vacaciones sin moverte de casa


Disfruta en vacaciones sin moverte de casa

Para aquellos a los que os guste viajar (y sois mayoría), seguro que resulta muy poco convincente un artículo que comience afirmando que se puede disfrutar de unas vacaciones inolvidables sin salir de casa. Evidentemente, no se trata de demostrar que quedarnos en nuestra localidad sea mejor que visitar el Machu Picchu, sino que siempre existen alternativas interesantes para cuando nuestra situación económica o personal nos impide viajar durante nuestras vacaciones o bien si queremos ahorrar en vacaciones.

Te proponemos algunas ideas para disfrutar de las vacaciones sin salir de casa y sin disparar nuestro presupuesto. He aquí los consejos con los que esperamos poder ayudarte.

  • Queda con esos amigos a los que hace tiempo que no veías. A veces, durante el año estamos tan sumergidos en nuestro trabajo y en nuestra vida familiar que nos es difícil mantener el contacto con las amistades. Aprovecha para disfrutar en vacaciones de la compañía de tus amigos ahora que tienes tiempo.
  • Tómate un tiempo para ti mismo. Ponte al día con esa serie de la que tanto te han hablado, lee el libro que te llevan años recomendando o haz una maratón de películas de la infancia. Pasa un día mirando al techo, reflexionando, relajándote. Todos tenemos días en que nos apetece estar solos, y en vacaciones podremos hacer sin molestar y sin que nos molesten. Si es preciso, desconecta del teléfono móvil y de cualquier aparato que te conecte con el resto del mundo.
  • Aprovecha para hacer otras actividades que tenías olvidadas. ¿Recueras cuando ibas a sacar fotografías en los polígonos de los alrededores? ¿O cuando tenías aquel pequeño huerto que solías mimar con cariño casi paternal? Es un buen momento para retomar alguna de esas aficiones que tenías olvidadas.
  • Seguro que en tu ciudad, o a poca distancia de tu lugar de residencia, tienes muchas actividades interesantes y que te pueden hacer pasar las mejores vacaciones sin moverte de casa. Teatros, cines, convenciones o conciertos siempre habían estado ahí esperándote, y tú ni siquiera te habías dado cuenta. Sácale el máximo partido a tu “tierra”, en ocasiones vivimos en lo que para otros es un auténtico paraíso y ni siquiera nos damos cuenta.
  • Haz ejercicio, sal de ruta, practica un nuevo deporte. El deporte no solo es divertido sino que ayuda a relajar tensiones y a mejorar tu salud. Por ejemplo, una excursión a un monte cercano es una alternativa barata, sana y muy agradable, tanto si se disfruta en solitario como en compañía.
  • Recuerda que las vacaciones son para disfrutarlas, sea donde sea. Intenta olvidar las responsabilidades y obligaciones del trabajo, aleja de ti el estrés e intenta ver todo lo positivo que ofrecen las perspectivas de futuro. El optimismo es clave en todos los aspectos de la vida.
  • No te lamentes por no poder realizar un viaje. Habrá más oportunidades. Preocúpate de disfrutar de tus días de descanso, de aprovechar al máximo las horas y de recargar las pilas para volver al trabajo con energías renovadas.
  • La familia, la mejor compañía. Aquellos que tengáis hijos que mantener y no podáis disfrutar de ellos todo el tiempo que os gustaría por culpa del trabajo, tenéis en las vacaciones una oportunidad de oro para jugar con vuestros hijos, mantener viva la llama de vuestro matrimonio o estrechar lazos con otros familiares.

Las vacaciones en casa no tienen por qué ser aburridas ni el hecho de quedarnos en casa significa que debamos desperdiciar nuestros días de descanso. Todo depende de nosotros mismos, de saber encarar la vida con la filosofía adecuada, ver el lado positivo de las cosas y sacarle el máximo partido posible a las posibilidades de nuestro entorno. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

Consejos para ahorrar en casa mientras estás de vacaciones


Consejos para ahorrar en casa mientras estás de vacaciones

Cuando nos vanos de vacaciones somos conscientes que vamos a tener que realizar un desembolso económico activo, pero muchas veces olvidamos que en nuestro hogar seguimos realizando un consumo “pasivo”. Es decir, aunque no estés en casa, muchos de los aparatos siguen funcionando y “gastando” si no los apagas antes de ir de viaje. Para evitar sorpresas desagradables lo más recomendable es seguir algunos consejos básicos que pueden ser de gran ayuda para ahorrar agua y energía en casa.

En primer lugar, empecemos por los aparatos electrónicos. Seguro que, debido al mundo tecnológico y globalizado en el que vivimos, tu hogar está poblado de aparatos electrónicos. Videos, grabadores de DVD, ordenadores, televisores, tablets… son aparatos que, si siguen encendidos, causan un consumo residual. Aunque parezca mentira, estos aparatos consumen apagados un 10% respecto a cuándo están encendidos así que asegúrate de apagar todos aquellos aparatos electrónicos que no vayas de llevar de viaje. Los electrodomésticos son el otro principal quebradero de cabeza, sobre todo el frigorífico. Lo más recomendable es apagarlo y dejar la puerta abierta siempre y cuando no tengamos alimentos dentro. Suena obvio pero todavía hay quien se va de viaje y deja el frigorífico encendido con dos tristes yogures y una lechuga dentro. Si no tienes más remedio que dejarla encendida, pon el termostato al mínimo. La vitrocerámica, el horno eléctrico o el lavavajillas son otros de los electrodomésticos a los que les debemos prestar atención. Hay quien decide olvidarse de los problemas que hemos citado anteriormente y apagar el cuadro de mando eléctrico de la casa. Es una opción que evita disgustos tales como cortocircuitos, pero también desconecta sistemas como la alarma o el alumbrado de emergencia.  Si el viaje no va a ser muy largo, recomendamos no apagar los automáticos y tomarnos la molestia de revisar uno por uno los aparatos eléctricos y electrónicos. En el caso del consumo de agua, sí es recomendable cerrar la llave de paso, sobre todo en caso de que no tengamos pensado volver pronto. De ese modo nos ahorramos disgustos en forma de fugas, goteos o pérdidas de agua por culpa de la cisterna. De todas maneras, cualquier precaución es poca y se recomienda cerrar y revisar los grifos. Lo mismo ocurre en el supuesto de las casas que cuentan jardines o espacios con sistemas de riego. Aunque estos sistemas de riego automático son eficientes, lo mejor es mantenerlos apagados para evitar posibles fugas. No olvides tomar otras medidas que pueden suponer un ahorro mientras estás de vacaciones, por ejemplo tapar la piscina y apagar los aparatos de cloración si vas a estar mucho tiempo fuera, o bajar (pero no del todo) las persianas para evitar que la casa se sobrecaliente y tener que consumir energía para climatizarla. El ahorro y la eficiencia energética están a un solo paso. Prepara una pequeña lista con todos aquellos aparatos/sistemas que debes revisar antes de salir de viaje y asegúrate que todo queda bajo control. No hace falta ser paranoico y realizar el mismo ritual cada vez que vayamos a salir de casa, pero es casi obligatorio antes de realizar un largo viaje o, por ejemplo, tras abandonar nuestra casa de verano. Seguir estas pautas no solo nos va a ayudar a reducir los gastos “pasivos” en nuestro hogar mientras encontramos fuera de él, sino que también supone un ejemplo de cómo hacer un consumo eficiente de energía. En los tiempos actuales, donde cantidades ingentes de recursos se desaprovechan día tras día, aportar nuestro granito de arena en pos de la eficiencia energética no solo mejorará la salud de nuestra corriente, sino también la de nuestro yo interior. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

10 tips para ahorrar mientras haces turismo


10 tips para ahorrar mientras haces turismo

Cuando nos vamos de vacaciones a veces olvidamos que, tras unos días de diversión, relajación y cero responsabilidades, llegará la vuelta a la realidad cotidiana. Por eso no podemos olvidar que, si bien las vacaciones son para disfrutarlas tal y como dice el tópico, también hay que mantener un nivel de responsabilidad y control del gasto. ¿Cómo podemos ahorrar en nuestros viajes sin renunciar a pasar las mejores vacaciones de nuestra vida?

Viaja en temporada baja

Viajar en temporada nos asegura tener acceso a precios más asequibles sobre todo en lo referente a billetes en medios de transporte y comidas. En caso de que nos sea imposible viajar en temporada baja lo más recomendable es comprar los billetes con la máxima antelación posible

Compara ofertas de viajes

Existen numerosos comparadores online para comprar vuelos o alojamientos. En internet hay toneladas de información que nos pueden servir de mucha ayuda a la hora de realizar una elección adecuada en relación a la calidad/comodidad/precio que buscamos. Páginas web especializadas, foros, opiniones de usuarios, ofertas de agencias de viajes… En nuestra mano está gestionar esta información para planificar el viaje que mejor nos convenga.

Valora otros medios de transporte

El avión es lo más cómodo, pero no siempre es lo más económico, ni lo más recomendable. A veces, el propio viaje, el propio trayecto con los amigos ya resulta memorable de por sí, y más económico. O quizá el autobús tarde un poco más pero sea mucho más barato y nos deja en la puerta del hotel. ¿O qué tal un crucero en barco en el que no nos tengamos que preocupar por comprar varios billetes de avión y ya tengamos las escalas programadas? Por otro lado, ¿alguna vez has compartido coche o has hecho autostop? Para trayectos cortos (y dependiendo de la seguridad del destino en el que te encuentres) siempre puedes encontrar medios de transporte alternativos y muy económicos.

Alojamiento en hoteles

Reserva con antelación, compara precios y lee opiniones de usuarios. Siempre nos podemos equivocar, pero las opciones se reducen cuando tenemos la suficiente información para poder hacer un juicio de valor. Muchas veces, hoteles más alejados del centro son mejores y más baratos que otros más céntricos y con más estrellas.

Otras opciones de alojamiento

Los hoteles son una opción cómoda y socorrida, pero no la única. Al contrario, las opciones para alojarse son muy variadas y normalmente más económicas que los propios hoteles: apartahoteles, tiendas de campaña, compartir habitaciones, bungalows o incluso dormir en el propio medio de transporte son algunas de las alternativas más económicas que se pueden valorar.

Planea tus visitas

Planificar tus visitas tu ayuda a organizarte, a maximizar el tiempo, a aprovechar las ofertas o descuentos y estar al tanto de los eventos que realmente merece la pena visitar y a buen precio.

Ofertas, bonos y promociones

Tanto online como offline estamos continuamente sujetos a cantidades ingentes de publicidad. Aprende a distinguir las buenas ofertas y descubre como beneficiarte de las promociones que ofrecen diversas compañías o páginas de internet.

Explora mercados y establecimientos locales

En los destinos exóticos, los establecimientos locales generalmente son de más calidad y más baratos que las cadenas internacionales. Además de tener acceso a productos mejores y más baratos, nos sumergiremos mucho más en la cultura y sociedad del país de destino. Siempre, claro está, guardando las suficientes precauciones en cuanto a tu seguridad.

Lleva tu propia comida

La cantidad de comida que podemos llevar depende de factores como el medio de transporte en el que viajemos o el alojamiento que hayamos elegido. De todas maneras, llevar nuestra propia comida o prepararla una vez estemos de vacaciones nos evita tener que gastar continuamente en restaurantes o establecimientos similares en los que se dispara el presupuesto.

Evita gastos superfluos

Vale que estás de vacaciones, pero eso no supone que puedas gasta como si no hubiera mañana. Los caprichos innecesarios, sobre todo los que se salen de presupuesto, son absurdos, no mejoran la calidad de tus vacaciones y lo más probable es que te produzcan remordimientos en un futuro. Y recuerda, la calidad de tus vacaciones no radica en el lujo ni en el dinero que hayas gastado, sino en aprovecharlas al máximo y disfrutar de ellas con tus seres queridos. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

10 consejos para ahorrar en alimentación en tus vacaciones


10 consejos para ahorrar en alimentación en tus vacaciones

Las vacaciones son ese período en el que aparcamos nuestras responsabilidades del día a día para disfrutar del tiempo libre que no hemos tenido durante el año. Si bien hay quien opta por no moverse de casa y apuesta por unas vacaciones “sedentarias”, muchos otros aprovechan para realizar viajes que no habrían podido hacer en otra época del año. Viajar es fascinante, sí, pero también supone un gasto importante que las familias deben afrontar, un gasto que muchas veces dificulta el equilibrio del presupuesto familiar. Por eso, realizar un gasto controlado durante tus viajes será esencial para el futuro de tu bolsillo. Algunas de las partidas más importantes que tendremos que enfrentar un nuestros viajes serán medios de transporte, alojamiento, gasto de ocio, gastos de imprevistos y alimentación. Precisamente es en esta última partida, la alimentación, en la que nos vamos a detener para ofrecerte 10 consejos para ahorrar en alimentación en tus viajes.

1.- Lleva comida de casa

Dependiendo del medio de transporte que uses y de la cantidad de equipaje que lleves, deberías valorar llevar tu propia comida de casa. Alimentos para comer en frío, bocadillos o ensaladas pueden ahorrarte un buen dinero, sobre todo los primeros días, y sacarte de un apuro en cualquier momento.

2.- Ofertas de los hoteles

Si vas a alojarte en un hotel, es importante que valores la oferta de alojamiento que proponen. A veces, contratar media pensión o pensión completa en un hotel no sale mejor que comer por nuestra cuenta.

3.- Cocina tú mismo

En caso de que vayas a un apartahotel o incluso de camping puedes hacer tú mismo la comida cuando te sea posible. Y es que, aunque sea en nuestro hogar “provisional”, como en casa no se come en ningún sitio. Si vas a cocinar siempre en el apartamento, te recomendamos llevar una olla a presión. Y tuppers. Y una bolsa nevera portátil, si puedes.

4.- Descarta los fast food

Nuestra recomendación de olvidar los fast food se extiende a cualquier época y contexto. Son caros, de mala calidad, sus alimentos no alimentan y tenemos muchas otras alternativas antes de recurrir a ellos.

5.- Viva los bocadillos

Ponte el bañador o las botas de montaña, mete unos bocadillos en la mochila y vete a disfrutar de tus vacaciones. Dicho esto, tampoco estés dos semanas comiendo únicamente bocadillos.

6.- Comida autóctona

Cuando viajes a países muy alejados del tuyo culturalmente y/o socialmente, asegúrate de visitar los lugares autóctonos que realmente merecen la pena. Quien haya visitado Tailandia, por ejemplo, sabe que las tiendas o restaurantes locales son muchos más baratos  y se pueden probar auténticas delicias.

7.- Restaurantes

Infórmate de los restaurantes que hay en la zona. Averigua qué lugares tienen mejor fama. Comer o cenar de restaurante siempre sale más caro, así que asegúrate de que no te sales del presupuesto.

8.- Velada nocturna

Un enclave bonito, una fecha especial y la compañía de nuestros seres queridos. Una cena a luz de las velas con tu novia. Una reunión entre amigos en otro país… Las cenas especiales son especiales porque se hacen en las ocasiones especiales. No les quites esa magia. Además, tu bolsillo te lo agradecerá.

9.- Supermercado / mercado

Dependiendo del lugar de destino puede resultar más barato comprar la comida en grandes superficies o en mercados locales. Tenlo en cuenta.

10.- Elabora un presupuesto para alimentación

Por supuesto, es importante que elabores un presupuesto para alimentación, en donde venga reflejado el montante económico que destinarás a ello. Recuerda que la alimentación no es algo opcional y que, por tanto, es una partida esencial dentro de tu presupuesto. Créditos imagen: freedigitalphotos.net