10 ventajas de los préstamos rápidos sin aval online


10 ventajas de los préstamos rápidos sin aval online

Las entidades financieras online son cada vez más populares ya que permiten al cliente solicitar su dinero sin moverse de casa. Muchas de estas financieras trabajan con los denominados préstamos rápidos, una forma de financiación a la que no acceden las entidades bancarias offline tradicionales. ¿En qué consisten exactamente? Veamos algunas de sus ventajas para comenzar a definirlos.

Lee mas 10 ventajas de los préstamos rápidos sin aval online

Préstamos rápidos para afrontar la vuelta al cole


Préstamos rápidos para afrontar la vuelta al cole

Después de haberte relajado en verano, de haber recargado las pilas, en resumen, de disfrutar de tus vacaciones, toca volver a la rutina diaria. Y no solo eso, si tienes hijos el mes de septiembre trae para ti debajo del brazo un regalo que se describe por si solo en pocas palabras: “Vuelta al cole”.

Lee mas Préstamos rápidos para afrontar la vuelta al cole

Préstamos rápidos, la mejor solución si estás en ASNEF


Préstamos rápidos, la mejor solución si estás en ASNEF

Figurar en ASNEF o en alguna otra célebre lista de morosos es una verdadera faena. Podría decirse que si estás incluido en un registro de morosos como ASNEF, tu capacidad de maniobra económica va a verse muy mermada, ya que la mayoría de entidades financieras serán muy reticentes a financiarte. Aun así, existen distintas soluciones, la más recomendable de ellas, en nuestra opinión, es hacer frente a estas deudas para salir de ASNEF a través de préstamos rápidos.

Los préstamos rápidos, como seguro sabrás, son créditos que se conceden de forma rápida y sin apenas tramitación. Normalmente se trata de cantidades de dinero no muy elevadas (no suelen superar los 1.000 euros) y su fin es servir para hacer frente a gastos urgentes, como puede ser cancelar deudas para salir de ASNEF. Además, estos préstamos son concedidos en un breve período de tiempo que en ocasiones no llega a los 15 minutos.

Lee mas Préstamos rápidos, la mejor solución si estás en ASNEF

¿Cómo salir de ASNEF gracias a los préstamos rápidos?


¿Cómo salir de ASNEF gracias a los préstamos rápidos?

Los ficheros de morosos son registros en los que se encuentran todas aquellas personas que tengan una deuda con alguna compañía. Cualquier pequeño impago de facturas telefónicas o malentendidos para darse de baja de algún servicio de internet son suficientes para que una persona se vea incluida en alguno de estos ficheros.

Una vez dentro de un fichero de morosos solo existe una forma de salir. Cancelar la deuda mediante el pago de la misma. Sin embargo, esto, que parece una solución sencilla, se complica cuando el usuario se da cuenta que estar incluido en un registro de morosos limita enormemente su capacidad financiera y no permite que obtenga crédito en las entidades bancarias y financieras tradicionales. De esta manera, hacer frente al pago de las deudas se complica.

Lee mas ¿Cómo salir de ASNEF gracias a los préstamos rápidos?

¿Cómo saber cuándo necesitas un préstamo rápido sin aval?


¿Cómo saber cuándo necesitas un préstamo rápido sin aval?

Los préstamos rápidos sin aval son cantidades de dinero cedidos por entidades financieras a personas que no tienen un avalista, es decir, alguien que responda por él en caso de no poder devolver el préstamo. Entonces, la primera pregunta que debes hacerte para saber si los préstamos rápidos sin aval deben ser tu primera opción está clara:

Lee mas ¿Cómo saber cuándo necesitas un préstamo rápido sin aval?

Datos y cifras sobre los créditos rápidos


Datos y cifras sobre los créditos rápidos

Las entidades financieras que conceden microcréditos y préstamos rápidos sin aval están de moda. O al menos, eso es lo que se desprende cuando constatamos que cada vez existen más financieras privadas dedicadas a estos menesteres y que, a pesar de la caída del crédito en las entidades bancarias tradicionales, este tipo de financieras iguala e, incluso mejora sus resultados año tras año.

Hablar sobre datos concretos en lo que se refiere a este microsector es complicado, pues escapan a los datos que recogen los estudios realizados por el BCE. Sin embargo, es un hecho que la facturación de estas financieras se duplicó entre 2009 y 2011, y que estos datos volvieron a duplicarse en 2013. Es decir, un aumento en el valor de los préstamos rápidos pedidos en España del 200%.

Lee mas Datos y cifras sobre los créditos rápidos

5 razones para pedir un préstamo rápido si estás en ASNEF


5 razones para pedir un préstamo rápido si estás en ASNEF

Muchos ya sabréis lo que es ASNEF. Desde luego, lo más recomendable es llevar nuestros pagos y obligaciones financieras al día y no tener que verse jamás en la situación de estar incluido en este u otro registro de morosos.

Efectivamente, las listas de morosos como ASNEF recogen los datos de aquellas personas que tengan una deuda sin saldar con algún tipo de compañía (generalmente con otras entidades o con empresas de prestación de productos o servicios, por ejemplo internet o telefonía). En la lista figura el nombre de la persona denunciada en cuestión, la fecha de inscripción en el registro y las deudas acumuladas.

Estar incluido en una de estas listas de morosos puede acarrearte numerosos problemas. El primero y más obvio, es tener que hacer frente al pago del monto adeudado. La cosa se complica aún más cuando comprobamos que estar en ASNEF supone no tener acceso a líneas de crédito en la gran mayoría de entidades. Afortunadamente, existe solución ara esta situación, una solución que podríamos denominar “de urgencia”.

Las entidades que actualmente ofrecen préstamos rápidos aunque el solicitante esté incluido en ASNEF son cada vez más comunes. Estas entidades ceden pequeñas cantidades de dinero con el que hacer frente a los gastos más urgentes, claro está, a cambio de altas comisiones. A cambio, no exigen que el solicitante del préstamo demuestre su solvencia o explique para qué va a usar el dinero.

Si bien el pedir un préstamo siempre supone que hay que hacer frente a su devolución con intereses, hay ocasiones en las que los préstamos rápidos pueden ser tus mejores aliados para reconducir tu situación económica.

Estas son algunas de ellas:

1.- Para hacer frente a cuotas o pagos periódicos como coche, hipoteca. En determinadas épocas del año (después del verano, enero y febrero) muchas familias no pueden hacer frente al total de gastos que han de afrontar. Los préstamos rápidos con ASNEF son una manera de evitar la acumulación de este tipo de facturas y pagos, que pueden comprometer nuestra economía a largo plazo.

2.-Para gastos imprevistos obligatorios. Imagina que tienes el presupuesto justo para el mes y que, de repente, tienes que hacer frente a un gasto imprevisto (derrama en tu edificio, por ejemplo).

3.- Para gastos imprevistos no obligatorios, en este caso siempre y cuando estés seguro de que podrás hacer frente a la devolución del préstamo. Quizá no sea tan mala idea pedir un préstamo rápido para hacer ese viaje que tanto llevas deseando. De todas maneras, si estás en ASNEF, tu prioridad debería ser salir de ese listado de morosos.

4.- Para gastos no previstos obligatorios. No confundir con los imprevistos. Los gastos imprevistos son aquellos que surgen de  manera fortuita, por ejemplo gastos relacionados con un problema de salud reciente. En cambio, los gastos no previstos son gastos que tú mismo has olvidado prever, y cuyo recuerdo o descubrimiento puede trastocar el equilibrio de tu economía.

5.- Para hacer frente a las propias deudas y poder salir de ASNEF o tu algún otro registro de morosos. Las deudas se contraen, generalmente, cuando alguien no puede (también puede suceder que simplemente no quiera) hacer frente a un pago de algún tipo. Esta persona, además de contraer la deuda, queda en una situación de indefensión, ya que a su falta de liquidez se suma la imposibilidad de pedir préstamos o créditos en las principales entidades bancarias o cajas de ahorros. Es por eso que los créditos rápidos con ASNEF se convierten muchas veces en la única de esperanza para obtener liquidez y restablecer tu situación financiera.

Recuerda que los préstamos rápidos con ASNEF son también un riesgo para la propia financiera, por lo que las condiciones para su concesión suelen ser poco flexibles. Pero también pueden ser tu último tren hacia la solvencia.

Diferencias ente préstamos rápidos y otros créditos


Diferencias ente préstamos rápidos y otros créditos

En los tiempos que corren cada vez es más común un tipo de financiación al que nunca accederían las entidades financieras o bancarias tradicionales: los préstamos rápidos. Por contra, este tipo de préstamos son concedidos por entidades financieras que generalmente imponen unas condiciones muy distintas a otras entidades. Pero, ¿en qué consisten exactamente estos préstamos rápidos?

Los préstamos rápidos son pequeños créditos que se conceden a quienes lo solicitan de una forma mucho más sencilla de lo habitual. Mediante un sencillo formulario, el solicitante indica sus datos, los recursos de los que dispone y la cantidad que desea solicitar. Lo más sorprendente es la rapidez con la que actúan las financieras online, pues procesarán tus datos y en tan solo 15 minutos obtendrás tu respuesta, sea afirmativa o negativa. Las cantidades de dinero que conceden suele rondar entre los 300 y los 600 euros.

Lo más interesante de este tipo de préstamos y de las entidades que los conceden, es que en muchas ocasiones los requisitos para conseguirlos son muchos más flexibles que en las entidades tradicionales. Por ejemplo, algunas de estas financieras no te pedirán tener nómina o aval, e incluso alguna de ellas te concederá el préstamo rápidos sin aval a pesar de estar incluido en alguna lista de morosos como ASNEF. Como contrapartida, los préstamos rápidos presentan comisiones y tipos de interés bastante altos, pues la empresa toma un riesgo grande al prestarte ese dinero.

Una vez que está más claro el concepto de los préstamos rápidos, atinaremos aún más en su definición comparándolo con otros tipos de préstamos y créditos:

Diferencias entre préstamos rápidos y préstamos personales

Los préstamos personales son préstamos que conceden las entidades bancarias para pagar algún bien “duradero”, véase un coche o amueblar la cocina de tu casa. Las entidades bancarias o financieras que conceden este tipo de créditos solicitan que el cliente demuestre su liquidez presentando nómina o aval. Además, estos préstamos personales no suelen tener unas comisiones tan altas como los préstamos rápidos y permiten obtener cantidades mayores de dinero. En su contra está la reticencia de las entidades tradicionales en abrir el grifo del crédito, dada la situación económica de muchas familias.

Diferencias entre préstamos rápidos y préstamos hipotecarios

En este caso las diferencias son evidentes. Los préstamos hipotecarios responden a la necesidad de financiar una vivienda, consisten en cantidades de dinero más elevadas y tienen tipos de interés más bajos. Normalmente, pedir este tipo de préstamos acarrea otro tipo de gastos adicionales, como por ejemplo gasto de gestoría.

Diferencias entre préstamos personales y préstamos de consumo

Son préstamos que están a caballo entre los préstamos rápidos y los préstamos personales. Al igual que los préstamos personales, es necesario acreditar tu liquidez para acceder a uno de ellos. Sin embargo, estos no están destinados a la compra de bienes duraderos, sino a la de bienes perecederos, es decir, esos gastos urgentes o puntuales que haces en determinadas épocas del año. También se distinguen de los créditos rápidos en que necesitamos acreditar liquidez, en que tardan más en ser concedidos y, generalmente, son cantidades de dinero mayores. Los tipos de interés y comisiones por apertura o demora son menores.

Existen otros tipos de créditos como los créditos a empresas o a estudiantes. Incluso existen conceptos como los de microcréditos, que pueden ser sustitutivos de los préstamos rápidos. Sin embargo, ningún tipo de préstamo ofrece tantas facilidades para ser concedido. Por eso, los préstamos rápidos son ideales para hacer frente a pagos urgentes.  Sin preguntas, en 15 minutos. La forma más sencilla de poner al día tu cuente corriente