¿Dónde conseguir préstamos rápidos sin aval?


¿Dónde conseguir préstamos rápidos sin aval?

Para pedir un crédito o préstamo personal en cualquier entidad bancaria será necesario presentar aquella documentación que acredite que estamos capacitados para hacer frente a la devolución de dicho préstamo. Traducido al idioma coloquial, esto significa que no tendremos acceso al crédito a no ser que dispongamos de nómina o, en su defecto, alguien que nos avale.

Un avalista es aquella persona que responde con su dinero o sus bienes ante las deudas del avalado frente a un tercero denominado beneficiario, en este caso los bancos o cajas. Entonces, ¿qué ocurre cuando una persona no dispone de nómina ni de aval? ¿Es ya imposible para esta persona conseguir préstamos en alguna entidad financiera? La respuesta es no.

Lee mas ¿Dónde conseguir préstamos rápidos sin aval?

Secretos para conseguir el mejor préstamo personal


Secretos para conseguir el mejor préstamo personal

Los préstamos personales son cantidades de dinero concedidas por entidades bancarias o financieras que permiten afrontar la compra de determinados bienes y servicios a personas que no tienen la suficiente liquidez. Estos préstamos personales pueden ser de gran ayuda siempre y cuando se soliciten con responsabilidad y en base a información certera y veraz. ¿Cuáles son los secretos para conseguir el mejor préstamo personal?

Lee mas Secretos para conseguir el mejor préstamo personal

¿Cuándo pedir créditos online inmediatos?


¿Cuándo pedir créditos online inmediatos?

La situación económica actual y las restricciones que imponen entidades bancarias y cajas de ahorros para el acceso al crédito han provocado la aparición de otro tipo de entidades financieras que ofrecen soluciones alternativas para que estas personas y familias puedan hacer frente a sus gastos.

Estas entidades ofrecen al cliente la alternativa de los créditos online inmediatos. Como muchos ya sabréis, estos préstamos consisten en la concesión de pequeñas cantidades de dinero a cambio de tipos de interés altos. La facilidad y rapidez con la que se obtienen estos créditos les convierten en un auténtico caramelo, pero como todo en esta vida, deben ser usados en el contexto correcto.

Lee mas ¿Cuándo pedir créditos online inmediatos?

¿Cómo acertar en la elección de tu entidad financiera?


¿Cómo acertar en la elección de tu entidad financiera?

¿Quién no ha necesitado alguna vez un préstamo con carácter urgente? ¿Quién no se ha visto agobiado por el pago de las recurrentes facturas? Las entidades financieras, sobre todo aquellas que conceden préstamos rápidos sin nómina o aval, son los entes encargados de tramitar la concesión de dichos préstamos. Sin embargo, no todas las entidades financieras son iguales, ni tienen la misma reputación y credibilidad. Pero, ¿cómo saber si hemos acertado en la elección de nuestra entidad financiera?

Lee mas ¿Cómo acertar en la elección de tu entidad financiera?

Principales riesgos de pedir préstamos rápidos sin aval


Principales riesgos de pedir préstamos rápidos sin aval

Los préstamos rápidos sin aval se están convirtiendo en una de las principales soluciones a las que acuden muchas personas con problemas económicos de algún tipo. ¿Las razones? Principalmente, que son sencillos y rápidos de conseguir. Además, las entidades bancarias o financieras que conceden este tipo de préstamos no suelen hacer muchas preguntas, es decir, no les interesa para qué vamos utilizar el dinero y si vamos a ser capaces de devolverlo. A cambio, este tipo de préstamos tienen unas condiciones que les convierten en un riesgo potencial para la economía a corto y medio plazo de la persona.

Para evitar que los préstamos rápidos sin aval se conviertan en un problema aún mayor que tus deudas o tus obligaciones económicas diarias, deberías tener en cuenta estos riesgos y valorarlos antes de pedir uno de estos préstamos.

1)     Intereses y comisiones muy altas: Las entidades que trabajan con préstamos rápidos sin aval conceden pequeñas cantidades de dinero en un plazo muy breve de tiempo (incluso en menos de 15 minutos) y sin hacer preguntas. A cambio, algunas de ellas ofrecen condiciones abusivas y sanciones muy duras para aquellos que no cumplan los plazos de devolución. Por ello, es indispensable tener la certeza de que vamos a poder devolver el dinero en el plazo estipulado y dentro de los parámetros acordados.

2)     Endeudamiento: Mucha gente acaba pidiendo préstamos rápidos sin aval para comprarse cualquier capricho. En este caso, el comportamiento impulsivo es uno de nuestros peores enemigos. Este tipo de comportamiento suele desembocar en un progresivo endeudamiento ya que los préstamos se piden de forma impulsiva, no ayudan a cubrir ninguna necesidad y por tanto no tienen razón de ser.

3)     Pedir varios préstamos: La facilidad con la que se conceden este tipo de préstamos puede hacernos caer en el error de pedir varios préstamos sin aval a la vez. Esto significa que tendremos que hacer frente a varios tipos de comisiones altísimas, con lo que llegará un momento en que la cantidad a devolver supera tus posibilidades económicas y tu capacidad de endeudamiento. El consumismo descerebrado y los préstamos rápidos sin aval se llevan demasiado bien. No seas otro de los que caen en el mismo error.

4)     Cláusulas abusivas: Es muy importante leer la letra pequeña de los contratos para evitar sorpresas desagradables. A veces las mejores condiciones pueden volverse de golpe y porrazo en un auténtico quebradero de cabeza. Y todo por no informarse bien y no conocer perfectamente todas las condiciones y cláusulas que impone la entidad financiera.

5)     Dejarse seducir por ofertas demasiado buenas para ser ciertas: En Internet existen toneladas de información acerca de este tipo de entidades financieras. Por tanto, y dada esta enorme cantidad de información, dejarse seducir por los primeros cantos de sirena que escuches es un error absurdo que jamás debes cometer. Utiliza comparadores de préstamos, consulta opiniones de expertos, investiga en foros y opiniones de otros usuarios, incluso dirígete personalmente a la entidad financiera cuestión. Toda precaución es poca cuando se trata de tu futuro económico.

Los préstamos rápidos sin aval no son ni buenos y malos en sí mismos, se trata simplemente de otra opción con la que cuentan las personas para conseguir liquidez. Como todo en esta vida estos préstamos tienen ventajas e inconvenientes, la cuestión es saber aprovechar sus ventajas y eludir sus inconvenientes. Y para conseguirlo, lo mejor es dejar de lado nuestra parte emocional y actuar del modo más racional posible. Sólo así conseguirás que un préstamo rápido sin aval se convierta en tu mejor aliado contra las dificultades económicas.

Diferencias entre préstamos personales y otros tipos de créditos y préstamos


Diferencias entre préstamos personales y otros tipos de créditos y préstamos

La terminología que suelen utilizar bancos, cajas y entidades financieras no es precisamente fácil de dominar para la mayoría de los mortales. La enorme variedad de préstamos y créditos existente y las sutiles diferencias entre algunas de sus condiciones provocan en el consumidor confusión y enfado a partes iguales.

Uno de los tipos de préstamos más comunes son los préstamos personales.

Este tipo de préstamos consisten en la concesión de determinadas cantidades de dinero para afrontar el pago de algún bien o servicio de carácter duradero, como un automóvil o un electrodoméstico. Sin embargo, el hecho de tener un nombre tan genérico provoca que la mayor parte de la gente use el término “préstamo personal”, para designar a cualquier tipo de crédito o préstamo.
Para aprender a diferenciar entre préstamos personales y otros tipos de crédito, con toda modestia, os recomendamos seguir leyendo.

Diferencias entre préstamos personales y préstamos hipotecarios

Los préstamos hipotecarios son los préstamos destinados a la compra de una vivienda, es decir, es un dinero que la entidad bancaria concede al solicitante con el objetivo único de afrontar el pago de su vivienda. Por el contrario, los préstamos personales pueden ser destinados a gastos de otro tipo, como puede ser la compra de un vehículo. Además, los intereses de los préstamos hipotecarios suelen ser menores pero por otro lado es necesario hacer frente a la devolución de importantes cantidades de dinero y al pago de otras partidas como puedeN ser gastos de gestoría o el registro de la propiedad.

Diferencias entre préstamos personales y préstamos rápidos

Los préstamos rápidos suelen ser concedidos por entidades financieras online y cuentan con unas condiciones mucho más flexibles a la hora de ser concedidos que los préstamos personales. Se pueden obtener en menos de 15 minutos, sin apenas papeleo y, en algunos casos sin necesidad de nómina ni aval. Incluso pueden acceder a este tipo de crédito las personas que estén incluidas en alguna lista de morosos. Por el contrario, el monto de dinero al que tiene acceso el cliente es menor que en un préstamo personal.

Diferencias entre préstamos personales y préstamos de consumo

En este caso se trata de dos tipos de préstamos similares aunque en el caso de los préstamos de consumo están destinados a bienes o servicios perecederos, es decir, no duraderos, como pueden ser organizar una boda o un viaje. Los préstamos de consumo suelen tener que ser devueltos en un periodo de tiempo que oscila entre uno y cuatro años, mientras que la devolución de los préstamos personales puede alargarse hasta seis años.  

Diferencias entre préstamos personales y créditos comerciales

Mientras que los préstamos personales son otorgados a personas físicas, los créditos comerciales se conceden a personas jurídicas, esto es, a empresas, con el objetivo de que puedan acometer diversos gastos derivados de su actividad.

Diferencias entre préstamos personales y préstamos de estudios

Como su propio nombre indica, los préstamos estudios están destinados a satisfacer las necesidades de los estudiantes universitarios. Cada vez son más las entidades que ofrecen este tipo de préstamos, los cuales suelen ofrecer unas condiciones más flexibles que los préstamos personales.

Diferencias entre préstamos personales y créditos consolidados

Los créditos consolidados consisten en una especie de reunificación de todos los créditos y préstamos que una persona tiene pendientes. Por tanto, un crédito consolidado puede comprender distintos préstamos personales. Partiendo de los préstamos personales y comparándolos con otro tipo de créditos y préstamos esperamos que la complicada terminología bancaria os haya quedado un poco más clara. Y es que lo principal para comenzar a saber de qué se habla, es comenzar a hablar con propiedad.

¿Por qué pedir créditos online inmediatos?


¿Por qué pedir créditos online inmediatos?

Desde que los bancos y cajas cerraron el grifo del crédito, han aparecido numerosas entidades financieras que ofrecen pequeñas cantidades de dinero en un breve plazo de tiempo y sin apenas papeleo. Son los llamados créditos online inmediatos. Por supuesto, Internet ha favorecido la aparición de este tipo de entidades, y cuando decimos aparición también queremos decir proliferación.

¿En qué consisten los créditos online inmediatos?

Son créditos que se suelen ofrecer desde entidades financieras online y que consisten en pequeñas cantidades de dinero (generalmente entre 300 y 600 €). Como ahora veremos algunas de sus principales ventajas, es necesario señalar que, en contrapartida, este tipo de préstamos también tienen unas comisiones y unos tipos de interés más altos.

Razones para pedir créditos online inmediatos

1)     Actualmente los créditos online inmediatos son la opción más sencilla de conseguir dinero a través de una entidad bancaria o financiera. Este tipo de entidades conceden préstamos a personas que, debido a su situación económica, no tienen acceso al crédito en otro tipo de entidades bancarias o cajas. Es el caso de las personas que están incluidas en listas de morosos o de aquellas que no tienen nómina o aval.

2)     Son muy rápidos de pedir. En la mayoría de los casos, tras realizar la solicitud, el dinero puede estar en tu cuenta incluso en menos de 10 minutos. Tal es la rapidez con la que estas entidades financieras conceden los créditos online inmediatos.

3)     No necesitas realizar interminables papeleos. Basta con rellenar un sencillo formulario en el que se incluye la cantidad de dinero que se desea pedir y, en algunos casos, el tiempo en el que se pretende devolver. La mayoría de las entidades financieras online procesan estos datos mediante un sistema automatizado y en muy poco tiempo tendremos nuestra respuesta, sea afirmativa o negativa.

4)     A pesar de que suelen tener unas comisiones y unos tipos de interés bastante altos, los créditos online inmediatos consisten en pequeñas cantidades de dinero (suelen oscilar entre los 300 y los 600 €), por tanto la cantidad a devolver nunca consistirá en una cuantía de dinero importante. Es evidente que este tipo de entidades financieras tampoco se van a arriesgar a conceder grandes cantidades de dinero a personas incluidas en listas de morosos o de dudosa liquidez.

5)     La mayoría de entidades financieras que conceden créditos online inmediatos no preguntan para qué quieres el dinero, es decir, no necesitas justificar si realmente necesitas el dinero o no. Cuidado, esto puede convertirse en un arma de doble filo, por eso siempre recomendamos destinar este tipo de préstamos a gastos que son realmente necesarios y urgentes.

6)     Son muy cómodos de pedir. La mayoría de entidades financieras que concede este tipo de créditos operan en el mundo online, con lo que no es necesario ni tan siquiera salir de casa. Desde el sofá de tu salón, delante del ordenador, en tan sólo 15 minutos puedes conseguir un pequeño préstamo que te ayude a salir adelante en algún momento difícil. Además, muchas de estas entidades financieras están disponibles las 24 horas del día los siete días de la semana los 365 días del año.

Destacar que en España existen además una gran cantidad de entidades financieras online que conceden créditos rápidos, lógicamente unas mejores que otras. En este caso ya es responsabilidad tuya informarte acerca de la reputación de cada una de ellas y de saber elegir la que mejor se adapta a tus necesidades. No caigas en la precipitación y tómate tu tiempo para evitar caer en ofertas engañosas.

8 casos en los que pedir un préstamo personal


8 casos en los que pedir un préstamo personal

¿Quién no ha tenido que pedir alguna vez un préstamo personal? En los tiempos actuales, son muchas las familias que se ven obligadas a acudir a entidades bancarias para pedir uno de estos créditos. Las obligaciones familiares, los hijos, las facturas, los gastos imprevistos… pueden convertirse en una enorme montaña que escalar, una montaña cuya cima no podremos alcanzar sin ayuda. ¿En qué situaciones te puedes ver obligado a asumir los riesgos y pedir un préstamo personal?

1)     Gastos de vivienda: Son todos aquellos gastos relacionados con el hogar. Hipotecas, facturas del agua y la luz, alquiler, comunidad… Un retraso en el pago de cualquiera de estas facturas puede meternos en un problema muy importante. 2)     Vehículos: La compra y mantenimiento de vehículos es una de las principales razones del endeudamiento de muchas personas. Pedir un préstamo personal puede ser interesante para mantener tu vehículo si es indispensable, pero no para comprarse caprichos relacionados con el mundo del motor o mantener vehículos que ni siquiera son necesarios. 3)     Educación: Como todos sabemos, la educación en España cada día está más cara. Al año, millones de familias tienen que hacer frente a los gastos escolares de los hijos. Eso por no hablar de los padres que tienen que pagar a sus hijos estancias en universidades, residencias de estudiantes, pagar material didáctico. Por tanto, la educación propia y de los descendientes está comenzando a ser una de las principales razones de las familias españolas para pedir préstamos personales. 4)     Deudas: Pedir un préstamo personal puede ser una buena solución para solventar alguna deuda pendiente, pero sólo si estamos seguros de que vamos a poder devolver el préstamo con intereses y que la deuda no terminará por hacerse mayor. 5)     Salir de ASNEF: estar en una lista de morosos supone un gran contratiempo para cualquier persona. Actualmente existen entidades bancarias que conceden préstamos personales a pesar de que el beneficiario está incluido en alguna de estas listas de morosos. Estos créditos rápidos tienen intereses muy altos y por tanto se deben pedir con mucha responsabilidad. 6)     Alimentación: como es evidente, ningún ser humano puede dejar de comer, por lo tanto, llenar la cesta de la compra es más que una buena razón para pedir un préstamo personal. En este caso, se trata de simple subsistencia. 7)     Salud: Por supuesto que no le deseamos a nadie ningún problema de salud, pero como ya sabemos, estos suelen aparecer en el peor momento. A veces, la vida nos hace pasar tragos difíciles en forma de problemas de salud propios o de familiares directos. De nuevo, pedir un préstamo personal puede ser una de las mejores soluciones para hacer frente a estos gastos médicos, hayan sido previstos o no. 8)     Otros imprevistos: Casi siempre aparecen gastos que no tenemos reflejados en nuestro presupuesto mensual. Algunos de estos gastos, como por ejemplo una multa que nos obliga a pagar una importante cuantía de dinero y a hacer un curso de recuperación de puntos del carnet de conducir, pueden hacer que nos veamos obligados a pedir un préstamo personal. Lógicamente, los préstamos personales deben pedirse con responsabilidad. No se trata de recorrer innumerables entidades bancarias esperando que alguna nos conceda un crédito para pagarnos cualquier capricho. Recuerda que los préstamos hay que devolverlos, y con intereses. Por lo tanto, siempre deben pedirse en base a alguna necesidad básica o para hacer frente a una situación económica complicada. De esa manera, los préstamos personales nunca se convertirán en una nueva acumulación de deudas.