5 consejos para pedir un préstamo personal


5 consejos para pedir un préstamo personal

Hipotecas, facturas del hogar, el coche, el colegio de los niños… En cualquier momento de nuestra vida nos podemos ver en la situación de no poder hacer frente a nuestros gastos. En estos casos existen soluciones como pedir un préstamo personal, esto es, una cantidad de dinero que las entidades de crédito ofrecen a cambio de unos intereses y comisiones. Efectivamente, como se puede leer entre líneas, los préstamos  personales ayudan a conseguir liquidez a corto-medio plazo para hacer frente a los gastos más urgentes, pero también se pueden convertir en un problema a largo plazo por culpa de intereses y comisiones si no tenemos en cuenta una serie de consejos:

Lee mas 5 consejos para pedir un préstamo personal

Disfruta en vacaciones sin moverte de casa


Disfruta en vacaciones sin moverte de casa

Para aquellos a los que os guste viajar (y sois mayoría), seguro que resulta muy poco convincente un artículo que comience afirmando que se puede disfrutar de unas vacaciones inolvidables sin salir de casa. Evidentemente, no se trata de demostrar que quedarnos en nuestra localidad sea mejor que visitar el Machu Picchu, sino que siempre existen alternativas interesantes para cuando nuestra situación económica o personal nos impide viajar durante nuestras vacaciones o bien si queremos ahorrar en vacaciones.

Te proponemos algunas ideas para disfrutar de las vacaciones sin salir de casa y sin disparar nuestro presupuesto. He aquí los consejos con los que esperamos poder ayudarte.

  • Queda con esos amigos a los que hace tiempo que no veías. A veces, durante el año estamos tan sumergidos en nuestro trabajo y en nuestra vida familiar que nos es difícil mantener el contacto con las amistades. Aprovecha para disfrutar en vacaciones de la compañía de tus amigos ahora que tienes tiempo.
  • Tómate un tiempo para ti mismo. Ponte al día con esa serie de la que tanto te han hablado, lee el libro que te llevan años recomendando o haz una maratón de películas de la infancia. Pasa un día mirando al techo, reflexionando, relajándote. Todos tenemos días en que nos apetece estar solos, y en vacaciones podremos hacer sin molestar y sin que nos molesten. Si es preciso, desconecta del teléfono móvil y de cualquier aparato que te conecte con el resto del mundo.
  • Aprovecha para hacer otras actividades que tenías olvidadas. ¿Recueras cuando ibas a sacar fotografías en los polígonos de los alrededores? ¿O cuando tenías aquel pequeño huerto que solías mimar con cariño casi paternal? Es un buen momento para retomar alguna de esas aficiones que tenías olvidadas.
  • Seguro que en tu ciudad, o a poca distancia de tu lugar de residencia, tienes muchas actividades interesantes y que te pueden hacer pasar las mejores vacaciones sin moverte de casa. Teatros, cines, convenciones o conciertos siempre habían estado ahí esperándote, y tú ni siquiera te habías dado cuenta. Sácale el máximo partido a tu “tierra”, en ocasiones vivimos en lo que para otros es un auténtico paraíso y ni siquiera nos damos cuenta.
  • Haz ejercicio, sal de ruta, practica un nuevo deporte. El deporte no solo es divertido sino que ayuda a relajar tensiones y a mejorar tu salud. Por ejemplo, una excursión a un monte cercano es una alternativa barata, sana y muy agradable, tanto si se disfruta en solitario como en compañía.
  • Recuerda que las vacaciones son para disfrutarlas, sea donde sea. Intenta olvidar las responsabilidades y obligaciones del trabajo, aleja de ti el estrés e intenta ver todo lo positivo que ofrecen las perspectivas de futuro. El optimismo es clave en todos los aspectos de la vida.
  • No te lamentes por no poder realizar un viaje. Habrá más oportunidades. Preocúpate de disfrutar de tus días de descanso, de aprovechar al máximo las horas y de recargar las pilas para volver al trabajo con energías renovadas.
  • La familia, la mejor compañía. Aquellos que tengáis hijos que mantener y no podáis disfrutar de ellos todo el tiempo que os gustaría por culpa del trabajo, tenéis en las vacaciones una oportunidad de oro para jugar con vuestros hijos, mantener viva la llama de vuestro matrimonio o estrechar lazos con otros familiares.

Las vacaciones en casa no tienen por qué ser aburridas ni el hecho de quedarnos en casa significa que debamos desperdiciar nuestros días de descanso. Todo depende de nosotros mismos, de saber encarar la vida con la filosofía adecuada, ver el lado positivo de las cosas y sacarle el máximo partido posible a las posibilidades de nuestro entorno. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

Consejos para ahorrar en casa mientras estás de vacaciones


Consejos para ahorrar en casa mientras estás de vacaciones

Cuando nos vanos de vacaciones somos conscientes que vamos a tener que realizar un desembolso económico activo, pero muchas veces olvidamos que en nuestro hogar seguimos realizando un consumo “pasivo”. Es decir, aunque no estés en casa, muchos de los aparatos siguen funcionando y “gastando” si no los apagas antes de ir de viaje. Para evitar sorpresas desagradables lo más recomendable es seguir algunos consejos básicos que pueden ser de gran ayuda para ahorrar agua y energía en casa.

En primer lugar, empecemos por los aparatos electrónicos. Seguro que, debido al mundo tecnológico y globalizado en el que vivimos, tu hogar está poblado de aparatos electrónicos. Videos, grabadores de DVD, ordenadores, televisores, tablets… son aparatos que, si siguen encendidos, causan un consumo residual. Aunque parezca mentira, estos aparatos consumen apagados un 10% respecto a cuándo están encendidos así que asegúrate de apagar todos aquellos aparatos electrónicos que no vayas de llevar de viaje. Los electrodomésticos son el otro principal quebradero de cabeza, sobre todo el frigorífico. Lo más recomendable es apagarlo y dejar la puerta abierta siempre y cuando no tengamos alimentos dentro. Suena obvio pero todavía hay quien se va de viaje y deja el frigorífico encendido con dos tristes yogures y una lechuga dentro. Si no tienes más remedio que dejarla encendida, pon el termostato al mínimo. La vitrocerámica, el horno eléctrico o el lavavajillas son otros de los electrodomésticos a los que les debemos prestar atención. Hay quien decide olvidarse de los problemas que hemos citado anteriormente y apagar el cuadro de mando eléctrico de la casa. Es una opción que evita disgustos tales como cortocircuitos, pero también desconecta sistemas como la alarma o el alumbrado de emergencia.  Si el viaje no va a ser muy largo, recomendamos no apagar los automáticos y tomarnos la molestia de revisar uno por uno los aparatos eléctricos y electrónicos. En el caso del consumo de agua, sí es recomendable cerrar la llave de paso, sobre todo en caso de que no tengamos pensado volver pronto. De ese modo nos ahorramos disgustos en forma de fugas, goteos o pérdidas de agua por culpa de la cisterna. De todas maneras, cualquier precaución es poca y se recomienda cerrar y revisar los grifos. Lo mismo ocurre en el supuesto de las casas que cuentan jardines o espacios con sistemas de riego. Aunque estos sistemas de riego automático son eficientes, lo mejor es mantenerlos apagados para evitar posibles fugas. No olvides tomar otras medidas que pueden suponer un ahorro mientras estás de vacaciones, por ejemplo tapar la piscina y apagar los aparatos de cloración si vas a estar mucho tiempo fuera, o bajar (pero no del todo) las persianas para evitar que la casa se sobrecaliente y tener que consumir energía para climatizarla. El ahorro y la eficiencia energética están a un solo paso. Prepara una pequeña lista con todos aquellos aparatos/sistemas que debes revisar antes de salir de viaje y asegúrate que todo queda bajo control. No hace falta ser paranoico y realizar el mismo ritual cada vez que vayamos a salir de casa, pero es casi obligatorio antes de realizar un largo viaje o, por ejemplo, tras abandonar nuestra casa de verano. Seguir estas pautas no solo nos va a ayudar a reducir los gastos “pasivos” en nuestro hogar mientras encontramos fuera de él, sino que también supone un ejemplo de cómo hacer un consumo eficiente de energía. En los tiempos actuales, donde cantidades ingentes de recursos se desaprovechan día tras día, aportar nuestro granito de arena en pos de la eficiencia energética no solo mejorará la salud de nuestra corriente, sino también la de nuestro yo interior. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

10 tips para ahorrar mientras haces turismo


10 tips para ahorrar mientras haces turismo

Cuando nos vamos de vacaciones a veces olvidamos que, tras unos días de diversión, relajación y cero responsabilidades, llegará la vuelta a la realidad cotidiana. Por eso no podemos olvidar que, si bien las vacaciones son para disfrutarlas tal y como dice el tópico, también hay que mantener un nivel de responsabilidad y control del gasto. ¿Cómo podemos ahorrar en nuestros viajes sin renunciar a pasar las mejores vacaciones de nuestra vida?

Viaja en temporada baja

Viajar en temporada nos asegura tener acceso a precios más asequibles sobre todo en lo referente a billetes en medios de transporte y comidas. En caso de que nos sea imposible viajar en temporada baja lo más recomendable es comprar los billetes con la máxima antelación posible

Compara ofertas de viajes

Existen numerosos comparadores online para comprar vuelos o alojamientos. En internet hay toneladas de información que nos pueden servir de mucha ayuda a la hora de realizar una elección adecuada en relación a la calidad/comodidad/precio que buscamos. Páginas web especializadas, foros, opiniones de usuarios, ofertas de agencias de viajes… En nuestra mano está gestionar esta información para planificar el viaje que mejor nos convenga.

Valora otros medios de transporte

El avión es lo más cómodo, pero no siempre es lo más económico, ni lo más recomendable. A veces, el propio viaje, el propio trayecto con los amigos ya resulta memorable de por sí, y más económico. O quizá el autobús tarde un poco más pero sea mucho más barato y nos deja en la puerta del hotel. ¿O qué tal un crucero en barco en el que no nos tengamos que preocupar por comprar varios billetes de avión y ya tengamos las escalas programadas? Por otro lado, ¿alguna vez has compartido coche o has hecho autostop? Para trayectos cortos (y dependiendo de la seguridad del destino en el que te encuentres) siempre puedes encontrar medios de transporte alternativos y muy económicos.

Alojamiento en hoteles

Reserva con antelación, compara precios y lee opiniones de usuarios. Siempre nos podemos equivocar, pero las opciones se reducen cuando tenemos la suficiente información para poder hacer un juicio de valor. Muchas veces, hoteles más alejados del centro son mejores y más baratos que otros más céntricos y con más estrellas.

Otras opciones de alojamiento

Los hoteles son una opción cómoda y socorrida, pero no la única. Al contrario, las opciones para alojarse son muy variadas y normalmente más económicas que los propios hoteles: apartahoteles, tiendas de campaña, compartir habitaciones, bungalows o incluso dormir en el propio medio de transporte son algunas de las alternativas más económicas que se pueden valorar.

Planea tus visitas

Planificar tus visitas tu ayuda a organizarte, a maximizar el tiempo, a aprovechar las ofertas o descuentos y estar al tanto de los eventos que realmente merece la pena visitar y a buen precio.

Ofertas, bonos y promociones

Tanto online como offline estamos continuamente sujetos a cantidades ingentes de publicidad. Aprende a distinguir las buenas ofertas y descubre como beneficiarte de las promociones que ofrecen diversas compañías o páginas de internet.

Explora mercados y establecimientos locales

En los destinos exóticos, los establecimientos locales generalmente son de más calidad y más baratos que las cadenas internacionales. Además de tener acceso a productos mejores y más baratos, nos sumergiremos mucho más en la cultura y sociedad del país de destino. Siempre, claro está, guardando las suficientes precauciones en cuanto a tu seguridad.

Lleva tu propia comida

La cantidad de comida que podemos llevar depende de factores como el medio de transporte en el que viajemos o el alojamiento que hayamos elegido. De todas maneras, llevar nuestra propia comida o prepararla una vez estemos de vacaciones nos evita tener que gastar continuamente en restaurantes o establecimientos similares en los que se dispara el presupuesto.

Evita gastos superfluos

Vale que estás de vacaciones, pero eso no supone que puedas gasta como si no hubiera mañana. Los caprichos innecesarios, sobre todo los que se salen de presupuesto, son absurdos, no mejoran la calidad de tus vacaciones y lo más probable es que te produzcan remordimientos en un futuro. Y recuerda, la calidad de tus vacaciones no radica en el lujo ni en el dinero que hayas gastado, sino en aprovecharlas al máximo y disfrutar de ellas con tus seres queridos. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

10 consejos para ahorrar en alimentación en tus vacaciones


10 consejos para ahorrar en alimentación en tus vacaciones

Las vacaciones son ese período en el que aparcamos nuestras responsabilidades del día a día para disfrutar del tiempo libre que no hemos tenido durante el año. Si bien hay quien opta por no moverse de casa y apuesta por unas vacaciones “sedentarias”, muchos otros aprovechan para realizar viajes que no habrían podido hacer en otra época del año. Viajar es fascinante, sí, pero también supone un gasto importante que las familias deben afrontar, un gasto que muchas veces dificulta el equilibrio del presupuesto familiar. Por eso, realizar un gasto controlado durante tus viajes será esencial para el futuro de tu bolsillo. Algunas de las partidas más importantes que tendremos que enfrentar un nuestros viajes serán medios de transporte, alojamiento, gasto de ocio, gastos de imprevistos y alimentación. Precisamente es en esta última partida, la alimentación, en la que nos vamos a detener para ofrecerte 10 consejos para ahorrar en alimentación en tus viajes.

1.- Lleva comida de casa

Dependiendo del medio de transporte que uses y de la cantidad de equipaje que lleves, deberías valorar llevar tu propia comida de casa. Alimentos para comer en frío, bocadillos o ensaladas pueden ahorrarte un buen dinero, sobre todo los primeros días, y sacarte de un apuro en cualquier momento.

2.- Ofertas de los hoteles

Si vas a alojarte en un hotel, es importante que valores la oferta de alojamiento que proponen. A veces, contratar media pensión o pensión completa en un hotel no sale mejor que comer por nuestra cuenta.

3.- Cocina tú mismo

En caso de que vayas a un apartahotel o incluso de camping puedes hacer tú mismo la comida cuando te sea posible. Y es que, aunque sea en nuestro hogar “provisional”, como en casa no se come en ningún sitio. Si vas a cocinar siempre en el apartamento, te recomendamos llevar una olla a presión. Y tuppers. Y una bolsa nevera portátil, si puedes.

4.- Descarta los fast food

Nuestra recomendación de olvidar los fast food se extiende a cualquier época y contexto. Son caros, de mala calidad, sus alimentos no alimentan y tenemos muchas otras alternativas antes de recurrir a ellos.

5.- Viva los bocadillos

Ponte el bañador o las botas de montaña, mete unos bocadillos en la mochila y vete a disfrutar de tus vacaciones. Dicho esto, tampoco estés dos semanas comiendo únicamente bocadillos.

6.- Comida autóctona

Cuando viajes a países muy alejados del tuyo culturalmente y/o socialmente, asegúrate de visitar los lugares autóctonos que realmente merecen la pena. Quien haya visitado Tailandia, por ejemplo, sabe que las tiendas o restaurantes locales son muchos más baratos  y se pueden probar auténticas delicias.

7.- Restaurantes

Infórmate de los restaurantes que hay en la zona. Averigua qué lugares tienen mejor fama. Comer o cenar de restaurante siempre sale más caro, así que asegúrate de que no te sales del presupuesto.

8.- Velada nocturna

Un enclave bonito, una fecha especial y la compañía de nuestros seres queridos. Una cena a luz de las velas con tu novia. Una reunión entre amigos en otro país… Las cenas especiales son especiales porque se hacen en las ocasiones especiales. No les quites esa magia. Además, tu bolsillo te lo agradecerá.

9.- Supermercado / mercado

Dependiendo del lugar de destino puede resultar más barato comprar la comida en grandes superficies o en mercados locales. Tenlo en cuenta.

10.- Elabora un presupuesto para alimentación

Por supuesto, es importante que elabores un presupuesto para alimentación, en donde venga reflejado el montante económico que destinarás a ello. Recuerda que la alimentación no es algo opcional y que, por tanto, es una partida esencial dentro de tu presupuesto. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

5 consejos para ahorrar en alojamiento en hoteles


5 consejos para ahorrar en alojamiento en hoteles

La búsqueda de alojamiento en hoteles, cruceros y resorts con las mejores tarifas o descuentos se ha transformado en un reto para miles de familias con presupuestos ajustados. Tanto las agencias como los comparadores de precios, ofrecen múltiples e interesantes ofertas bajo demanda que pueden ayudarte a encontrar el hospedaje que te mereces sin renunciar a nada. No obstante, ¿qué recomendaciones son las más adecuadas para hacerse con la mejor habitación posible? A continuación te ofrecemos 5 consejos para ahorrar en vacaciones obteniendo el mejor precio en la reserva de habitaciones de hotel.

1.- Reserva con suficiente antelación

Las cadenas hoteleras, así como las agencias de viajes, suelen llamar la atención de los consumidores con toda clase de sugerencias, rebajas y alternativas muy interesantes; si reservas tus vacaciones con meses de antelación, puedes beneficiarte de numerosos descuentos (o deducción de tarifa completa) en el destino que escojas, además de llevarte los mejores bonos en los eventos el hotel, actividades especiales (tales como rutas a caballo, windsurf o buceo), y tarifas de alimentación. Si aún no te has decidido por un destino en concreto para tus vacaciones, tantea las opciones Early booking (venta anticipada) o bien en ofertas de última hora Last Minute que disponen los hoteles, ya que suelen los mejores precios para determinadas épocas del año, sobre todo en temporada baja.

2.- Reserva online

Disponer de un medio de reservas como Internet es sinónimo de ahorro, ya que de este modo no solo evitas intermediarios, sino que dispones además de mucha información acerca del hotel o establecimiento (además de imágenes y opiniones dejadas por los viajeros) y de unos precios mucho más competitivos. Buscar online la habitación para tu viaje es más sencillo, transparente, cómodo y seguro de lo que crees si prestas atención a las oportunidades y catálogos que brindan los diferentes espacios web, con ofertas incluso pueden mejores que las del mismo hotel de destino.

3.- Comparar precios

Un hotel de cinco estrellas con restaurante de cuatro tenedores es obviamente mejor que cualquier hostal o pensión alejado del centro de la ciudad, no obstante abundan hoteles muy baratos de cuatro estrellas que no se diferencian demasiado de uno con solo tres estrellas en la puerta de entrada. Valora la relación calidad/precio. Asimismo, es muy recomendable contrastar precios dependiendo del “Check-in” (día de entrada) y el de salida. Dependiendo de la temporada, la pensión completa puede ser una plataforma más o menos asequible, aunque lo más rentable siempre es seleccionar la media pensión.

4.- Sé muy consciente de las condiciones de la reserva

A menudo, las “gangas” en la adquisición de una oferta especial anunciada por el hotel pueden estar sujetas a cambios o restricciones en cuanto a la habitación, configuración de las camas y solicitudes especiales. Es importante leer atentamente las fórmulas de cancelación y modificación que pueden derivar de la empresa o página web anunciante, conociendo hasta qué fecha puedes cancelar tu reserva sin gastos adicionales o, en caso de tener que hacerlo, a cuánto asciende éste costo.

5.- Comodidades en los pagos

Algunas agencias garantizan tu reserva de hotel mediante una pequeña señal o depósito a través de la web o, en caso contrario, pagando la totalidad de tu estancia en el mismo hotel de destino. Además, muchos hoteles permiten fraccionar el pago en 2-3 veces sin costes adicionales, por lo que siempre resulta una opción a tener en cuenta. Si tienes en cuenta estos consejos seguro que, aunque estés en el otro extremos del mundo, te sentirás en la habitación del hotel como en casa. Y no olvides que la planificación  es esencial si quieres que estos consejos sean efectivos. ¡Buen viaje! Créditos imagen: freedigitalphotos.net

¿Cómo conseguir vuelos más baratos para tus vacaciones?


¿Cómo conseguir vuelos más baratos para tus vacaciones?

A la hora planear nuestras vacaciones, no solamente debemos tener en cuenta las mejores ofertas de alojamiento y un destino apetecible para toda la familia. En caso de que viajemos por aire, ahorrar dinero en los billetes de avión es desde siempre un factor sumamente importante para saltar del mapamundi a la realidad de un viaje inolvidable. ¿Qué pasos seguir para encontrar vuelos baratos o con los mejores descuentos? Con estos sencillos consejos, podrás hacerte con los mejores viajes a los precios más reducidos.

Pagar con antelación

No es lo mismo comprar tu billete de viaje para disfrutar de Navidades o Semana Santa que para meses de “temporada baja” como lo son marzo o noviembre. Por eso, es muy recomendable que reserves con antelación un siento en el medio de transporte conveniente, de este modo puedes llevarte bonos y descuentos inmejorables. No obstante, somos conscientes de que no todo el mundo conoce la fecha exacta de sus vacaciones. Lo ideal es comprar tus vuelos, al menos, con 15-30 días de antelación, dependiendo de la disponibilidad y las buenas oportunidades de alojamiento que nos brinde el destino elegido. Algunos portales web y comparadores de precios tales como Skyscanner, Liligo, Kayak o Megavuelos, son capaces de rastrear ofertas Last Minute (de último minuto) que pueden ayudarnos a tomar la mejor decisión para viajar de un modo eficiente y barato. Estas ofertas se dan porque, en ocasiones, un determinado vuelo no llega a vender ni la mitad de sus plazas a falta de dos semanas (o más) para el viaje. Tan importante como todo esto, es procurar que los días de salida o de regreso no coincidan con fines de semana, ya que la demanda es mayor y por lo tanto los precios son más altos.

Temporada baja

En España, los alojamientos y las entidades aéreas siempre marcan dos temporadas para establecer una reforma de precios. Si no quieres rascarte los bolsillos en el planteamiento de tus vacaciones, debes evitar sobre todo los meses de julio a septiembre, puentes importantes (1 de mayo, 12 de octubre, 1 de noviembre, 6 y 8 de diciembre), así como Navidades y Semana Santa. Durante el resto del año (temporada baja) los aeropuertos bajan sus tasas y muchas compañías aéreas low cost como RyanAir, EasyJet o Vueling son una alternativa interesante para viajar.

Aeropuertos secundarios

La mayoría de las grandes ciudades del mundo cuentan con dos o tres aeropuertos internacionales para atender su gran demanda de visitantes y vuelos comerciales. Si Nueva York dispone de tres aeródromos, una ciudad como Londres requiere de cinco (Heathrow, Stansted, Luton, Gatwick y London City). La clave para encontrar las mejores ofertas de vuelo reside en la elección de una terminal adecuada, no obstante, ¿cómo reconocer los aeropuertos más baratos? Se diferencian por ser “aeropuertos regionales” alejados de las ciudades, por ser de menor tamaño y por encontrarse en un área de menor afluencia de pasajeros. Recuerda hacer una evaluación de precios entre aeropuertos y averiguar si, sumando el traslado al hotel, te sale más barato uno u otro.

Ofertas, descuentos y vuelos combinados

Además de comprar tu billete con antelación, es indispensable explorar con paciencia todas las ofertas y descuentos que nos brindan las compañías aéreas. Del mismo modo, aprovecha las newsletters de las empresas para enterarte de las últimas novedades y descuentos en cuanto a vuelos. Otra posibilidad que puede ayudarte a ahorrar si viajas en avión es la de someterte a escalas, una opción que resulta interesante si deseas enlazar ciudades pequeñas que no tienen conexión directa. Por supuesto, aunque el avión es el método más seguro de viaje y podemos encontrar vuelos a precios muy asequibles, viajar en avión es solo una de las opciones de las que disponemos. De vosotros depende elegir a dónde queréis viajar y cómo queréis hacerlo. Lo importante es que la experiencia resulte satisfactoria. Créditos imagen:freedigitalphotos.net

¿Cómo elaborar un presupuesto para tus vacaciones?


¿Cómo elaborar un presupuesto para tus vacaciones?

Viajar es una de las mayores pasiones y anhelos del ser humano. Ver mundo, visitar lugares en los que nunca hemos estado, conocer de otras culturas, otros climas, otros modos de vida, otros estilos arquitectónicos… en definitiva, disfrutar de unas vacaciones ya sea en familia, en pareja o incluso en solitario. Hasta hace 5 años, casi 3 de cada 4 familias españolas afirmaban que viajarían durante sus vacaciones de verano. Sin embargo, actualmente la situación ha cambiado y son muchas las familias que deciden pasar las vacaciones en casa para ahorrar dinero o que se decantan por viajar en épocas del año más económicas. Quizá una de las razones que tienen las familias para evitar viajar en los tiempos que corren es la creencia de que las vacaciones suponen un gran desembolso de dinero, un gasto que actualmente muchos núcleos familiares no pueden afrontar. Pero quizá también sea esta una creencia favorecida por la tradicional impulsividad y “sangre cliente” del ciudadano latino. El turista cae a veces en el error de creer que las vacaciones es una época de descanso total, sin responsabilidades, en la que todo vale y en la que parecemos estar obligados a gastar grandes cantidades de dinero en alojamientos, transporte, comidas y montones de caprichos, olvidándose durante 15 días de todo el trabajo que nos ha costado poder pagar ese viaje. Estas ganas de viajar, de descansar y dejar de lado todo tipo de responsabilidades nos hace caer en un error muy común y que puede pasar mucha factura a nuestra economía a la vuelta de vacaciones: la ausencia de planificación.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de planificación? Pues al desglose de todos aquellos gastos que tenemos pensado realizar en nuestro viaje. ¿Cómo puedes plasmar esa planificación de una forma eficiente? Con la elaboración de un presupuesto para tus vacaciones.

Presupuesto para tus vacaciones

El presupuesto de tus vacaciones debe reflejar todos los gastos que pretendes hacer durante el viaje. Las partidas más importantes que debe reflejar son aquellos gastos obligatorios en cualquier viaje: ¿Qué medio de transporte vamos a utilizar? ¿Qué resulta más económico? Debemos valorar los pros y contras del viaje en avión, en barco, en tren o en autobús, o incluso si sería preferible viajar en coche. ¿Cuántos billetes hay que comprar? ¿Cuántas escalas hemos de hacer?  ¿Viajaremos en primera clase o en turista? ¿Cuánto gastarás en gasolina si vas en tu propio coche? ¿Iremos por carreteras nacionales o pagaremos los peajes de las autopistas? Otra partida que debemos siempre reflejar en nuestro presupuesto para las vacaciones es el alojamiento. Sobra decir que los alojamientos hoteleros disparan sus precios en temporada alta, por lo que ya sabemos que si viajamos en esas fechas deberemos guardar una parte importante del presupuesto para esta partida. Ahora, quizá también te interese alojarte en un camping, eso ya depende de cada uno y, de todas formas, debemos reflejarlo en el presupuesto de antemano. Por otro lado tenemos la alimentación. Lo más recomendable es establecer un presupuesto para alimentación que no deberíamos sobrepasar. Está muy bien comer de restaurante o disfrutar de una agradable velada en familia en una terraza a la luz de la luna, pero siempre sin salirnos del presupuesto. Quizá algún día tengamos que tirar del clásico bocadillo, todo sea por no excedernos en los gastos más allá de nuestras posibilidades. En este sentido, también es muy importante saber qué tipo de servicio de comidas ofrece el alojamiento que hemos elegido, ya que en ocasiones podemos ahorrarnos bastante dinero en alimentación. Por otro lado, está el ocio, una de las partidas que más dinero nos va a costar en las vacaciones. Al fin y al cabo, las personas viajamos para salir de la rutina, divertirnos e ir a ese museo o parque de atracciones que siempre quisimos visitar. Y eso, cómo no, cuesta dinero. Hay que intentar elaborar una ruta con los lugares que tenemos pensado visitar para saber cuánto dinero hemos de dedicar a nuestro ocio. La información previa sobre los eventos o actividades que queremos realizar vuelve a ser clave, de esa manera sabremos qué días hay ofertas especiales, si los niños pueden entrar gratis o si existen descuentos para grupos. Aparte del viaje, el alojamiento, la comida y el ocio, existen otras dos partidas muy importantes. Una es aquella destinada a esos gastos que hacemos sin tenerlo pensado, es decir, para caprichos (por ejemplo, el típico souvenir). La tentación es poderosa y más en vacaciones, y somos conscientes de ello. Por otro lado, se debe asignar una partida contra posibles contratiempos. Pinchazos, tasas por equipaje, pérdida de objetos personales, seguros de viaje… Y no olvides las ofertas que compañías como Sam’s Travel Club, Groupon, Living Social, Costco Travel Club o AAA pueden ofrecerte y que pueden suponer una importante reducción en tu presupuesto para las vacaciones. Todo con tal de disfrutar de ese merecido descanso que nos hemos ganado durante el resto del año. Créditos imagen: freedigitalphotos.net

La planificación: clave para ahorrar en vacaciones


La planificación: clave para ahorrar en vacaciones

¿Por fin vas a poder realizar ese viaje en pareja que has soñado durante tanto tiempo? ¿Vas a pasar unas vacaciones con tus amigos o con la familia? Entonces debes saber que para aprovechar el tiempo al máximo y sacarle el máximo partido a tus viajes debes tenerlo todo organizado, y esto solo se puede conseguir con una planificación previa adecuada. La planificación de unas vacaciones abarca diversos ámbitos que van desde la elección del alojamiento o el medio de transporte hasta la elaboración de un itinerario de visitas. Existen viajeros que prefieren obviar esta planificación previa y deciden lanzarse “a la aventura”, lo cual es otra opción totalmente respetable. Sin embargo, la mayoría de estos viajeros también planifican hasta cierto punto su viaje, al menos los aspectos más importantes.

Infórmate y elabora un presupuesto

Si cuentas con un presupuesto ajustado, planificar tu viaje te puede ayudar a ahorrar y maximizar tus recursos económicos. Dentro de la planificación de un viaje uno de los pasos previos más importantes es la elaboración de un presupuesto en el que existan diferentes partidas: alojamiento, transporte, alimentación, ocio… etc. De esta manera, si tienes tu viaje planificado podrás ajustar mucho mejor el presupuesto y tener controlado en todo el momento el gasto.

Otra de las ventajas que supone planificar tu viaje con antelación es que tendrás acceso a mejores ofertas, por ejemplo, en la compra de billetes de avión o reservas de hoteles. Planificar también implica un estudio previo, un acopio de información que nos hace estar enterados de las mejores ofertas, conocer comparadores de precios o recibir boletines con diversas promociones.

Maximiza recursos

Se trata, al fin y al cabo de maximizar nuestros recursos en relación al presupuesto disponible, de tenerlo todo controlado para poder disfrutar de nuestras vacaciones sin preocupaciones, sabiendo que estamos aprovechando al máximo posible nuestro tiempo de ocio. En este sentido, la planificación previa también nos permite tener acceso a numerosas ventajas que solo están ahí si tú estás atento: ofertas, bonos, promociones, descuentos en hoteles, rebajas para niños, días del espectador, eventos gratuitos… Aunque tu presupuesto sea muy ajustado, si planificas bien tu viaje, podrás hacer de él una experiencia inolvidable.

Seguridad económica y seguridad personal

Por otro lado, además de ahorrar y maximizar nuestros recursos económicos, planificar nuestro viaje también supone para uno mismo una seguridad personal. La organización previa nos permite estar seguros de que vamos a poder responder económicamente ante cualquier imprevisto que pudiera ocurrir. ¿Has perdido tu tarjeta de crédito? ¿Tienes que acudir a un centro de salud? ¿El viaje se alargará dos días más? ¿Olvidaste incluir en el presupuesto los regalos para tu familia? Todos estos supuestos y muchos más se pueden solucionar gracias a la planificación previa.

¿Planificar a corto plazo?

La planificación a corto plazo es recomendable solo si también existe una planificación previa. Por ejemplo, podemos decidir visitar un parque acuático, a pesar de que no sabíamos de su existencia y, por tanto, no incluimos esta actividad en la planificación previa. Aunque esa visita no estaba prevista, ¿por qué no variar nuestra planificación a corto plazo si toda la familia está de acuerdo y la visita al parque acuático no se sale del presupuesto familiar? Sin embargo, salvo casos aislados cabe señalar que la planificación a corto plazo  equivale a improvisación y la improvisación es la prima del contratiempo. En el plano económico, planificar a corto plazo no solo no ayuda a ahorrar, sino que suele obligar a gastar más de lo necesario. No solo no tendremos acceso a ofertas o a precios competitivos, sino que en muchas ocasiones tendremos que pagar más de lo debido porque no tenemos más opciones, precisamente por no haber planificado el viaje correctamente. Así que organízate, aprovecha tus recursos y haz de cada viaje la experiencia de tu vida. Créditos imagen: freedigitalphotos.net