Entidades que conceden préstamos a morosos


Entidades que conceden préstamos a morosos

La morosidad ha batido en España un récord histórico en octubre de este año al situarse próxima al 13%, su tasa más alta desde que el Banco de España realice este estudio desde hace ya 50 años. Las deudas totales ascienden a más de 180.000 millones de euros, por lo que cabe pensar que los registros de morosos están más a rebosar que nunca.

Lee mas Entidades que conceden préstamos a morosos

Consejos antes de realizar una inversión


Consejos antes de realizar una inversión

Desde una perspectiva puramente económica, es cierto que el contexto económico actual no ofrece el mejor panorama de cara a la inversión. Pero desde una perspectiva puramente humana, no podemos dejar que la situación económica actual nos obligue a abandonar nuestros sueños. Cuando hablamos de realizar una inversión parece que inmediatamente se relaciona este hecho con invertir en un negocio o empresa, pero en realidad nos referimos al dinero o bienes que invertimos en algún producto o servicio con el fin de satisfacer una necesidad. Una inversión puede ser desde comprarse una televisión en 3D hasta salir a Bolsa, pasando por pagarles las clases de inglés de nuestros hijos. En todos estos casos, estamos pagando para conseguir un fin, es decir, invertimos con un objetivo (en ocio, en la posibilidad de subir el precio de nuestras acciones, o en la educación de nuestros hijos). Continuamente invertimos en comodidad, en tiempo, en seguridad, en diversión… La clave es saber dónde, cuándo y cómo invertir para resultar beneficiados en el proceso.

Lee mas Consejos antes de realizar una inversión

Datos de consumo de los hogares españoles


Datos de consumo de los hogares españoles

A nadie se le escapa que a nivel económico España ha sufrido, y sigue sufriendo, las consecuencias de un período difícil. Pero, ¿cómo ha influido la crisis en el gasto de las familias? ¿Qué partidas aumentan y cuáles disminuyen? ¿En qué sectores se ahorra más? ¿Qué porcentaje de esos gastos es obligado y qué porcentaje es voluntario? Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el gasto total anual de los hogares españoles es de 509.407 millones de euros. Esto supone un gasto medio por hogar y año de 28.150 euros. Esta cifra media anual se divide en diferentes partidas, entre las cuales destacan:

  • El gasto en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles es de 9.089 euros por hogar y representa un 32,2% del gasto total de las familias.
  • Alimentos y bebidas no alcohólicas los 2º con 4.140 euros por hogar
  • Transportes el 3º con 3.320 euros por hogar.

Los últimos datos publicados por el INE reflejan que el gasto medio por hogar ha disminuido respecto a 2011. En ese año el gasto total de los hogares españoles fue de 511.279 euros, mientras que el gasto medio por hogar se cifró en 29.481 euros. Las cifras indican un descenso del gasto 2011-actualidad del 4,5%. Sin embargo, los datos se recrudecen si echamos la vista un poco más atrás, en concreto hasta el año 2007. Desde esa fecha a la actualidad los datos reflejan una tendencia a la baja en el gasto total de los hogares y más aún en el gasto medio de estos. El gasto total de los hogares españoles en 2007 fue de 520.986 euros y el gasto medio por hogar/año fue de 32.000 euros. Por tanto, echando mano de la calculadora observaremos que el gasto de las familias entre 2007-actualidad ha descendido un 12%, con bajadas constantes cada año. Pero veamos realmente dónde cae y dónde sigue creciendo el gasto de los hogares. Comparemos para ello la situación de las diferentes partidas de gastos familiares entre 2007 y 2013. Los sectores en los que aumenta el gasto en dicho periodo son solamente dos:

  •  Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles: el gasto ha pasado de 8.201 euros a 9.089 euros por hogar/año. Esto supone que cada hogar español se deja 757 euros al mes en bancos y compañías energéticas, un 32% del total. El gasto por hogar en este sector ha aumentado un 10,8% desde 2007.
  •  La educación ha pasado de costarle al hogar medio español 290 euros en 2007 a 332 euros en 2012. Un aumento del 14,4%.

En cambio, los sectores en los que el gasto medio de los hogares españoles disminuye son:

  •  En artículos de vestir y calzado el gasto ha pasado de 2.106 a 1.403 euros por hogar/año, es decir, un 32,2% menos.
  •  En ocio y cultura el gasto disminuye un 25,67%. Desde los 2.247 euros por hogar/año de 2007 hasta los 1.670 de 2012.
  •  En hoteles, cafés y restaurantes el gasto ha pasado de 3.255 a 2.458 euros. El descenso respecto a 2007, por tanto, es del 24,4%.
  • En mobiliario o equipamiento del hogar el gasto desciende de 1.812 en 2007 a 1.246 en 2012. Una disminución del 31,2%.
  •  Estos sectores son los que más destacan en los datos, pero el gasto también disminuye en todos los demás (alimentos y bebidas no alcohólicas, bebidas alcohólicas y tabaco, salud, transportes, comunicaciones y otros bienes y servicios).

Es decir, está más que claro que los recortes del gasto siempre van al consumo familiar relacionado con el ocio, el buen vivir y una buena calidad de vida y monetaria real. En cambio, en los sectores donde aumenta el gasto de los hogares lo hace por imposición, a causa de hipotecas, facturas de luz y agua o el gasto en educación y material escolar obligatorio. Está claro entonces, según los datos analizados del propio Instituto Nacional de Estadística, que los españoles ya llevamos años haciendo el esfuerzo por salir de la crisis.

Consejos para ahorrar agua y energía en casa


Consejos para ahorrar agua y energía en casa

Si bien es cierto que las facturas del agua y de energía suponen para muchos un abuso por parte de las compañías, no es menos cierto que también está en nuestras manos reducir el importe de estas facturas mediante la adopción de actitudes responsables. Ahorrar en agua, luz, calefacción o gas, también es responsabilidad nuestra y ello no solo nos ayudará a reducir el importe de nuestras facturas, sino que también contribuiremos al ahorro de los recursos energéticos del planeta.

Ahorrar agua

El 75% de nuestro planeta es agua e incluso nosotros mismos estamos formados en gran parte por agua. El líquido de la vida es algo insustituible e indispensable para los seres vivos. No lo malgastemos.

  • No dejes el grifo abierto mientras te cepillas los dientes o friegas platos y cubiertos.
  • Coloca filtros anti goteo o boquillas ajustables en los grifos que ayuden a un mejor aprovechamiento del agua.
  • Puede que ducharse durante largo rato sea muy placentero, pero no ayuda a estar más limpios y además supone un gasto descontrolado de agua.
  • Usa de forma responsable electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas, esto es, intentar utilizarlos al máximo de su capacidad y no con pequeñas cargas que obligan a ponerlos en marcha una y otra vez.
  • Vigila las fugas y el goteo constante en grifos, inodoros, aspersores del jardín…
  • No uses el inodoro como un cubo de la basura. A veces arrojamos papeles, colillas (incluso hay quien tira aceite) al inodoro y luego tiramos innecesariamente de la cadena. Cada vez que lo hacemos consumimos alrededor de 8 litros de agua.
  • Podemos reutilizar agua para otras tareas. Por ejemplo, el agua que dejamos correr hasta que se calienta podemos recogerla y reutilizarla para regar las plantas.
  • Evita en la medida de lo posible el uso de mangueras, desperdician muchísima agua. Si vas a lavar tu coche puede bastarte con un cubo de agua y jabón. Si vas a regar el jardín puede servirte con una regadera o con aspersores regulados si tu jardín es de proporciones considerables.

Ahorrar energía

Si bien el agua también puede ser considerada energía (o al menos un elemento capaz de proporcionarla), nos referimos al conjunto de recursos que tienen como resultado la producción de calor, frío o luz mediante el consumo de recursos energéticos.

  • Hay que aprovechar al máximo las horas de luz que nos brinda el día para ahorrar en iluminación artificial. También debemos tener cuidado con dejar interruptores encendidos.
  • Usar bombillas de bajo consumo, evitar lámparas con numerosas bombillas o sistemas de iluminación con suciedad que no aprovechen toda la energía que se gasta.
  • Ojo con los fluorescentes. Mantenerlos encendidos resulta más económico que encenderlos y apagarlos cada poco tiempo.
  • El microondas consume bastante menos energía que el horno. Si usamos el horno es recomendable no abrir constantemente la puerta para ver el estado de la comida ya que se pierde mucho calor en el proceso. Además, debemos apagar el horno antes de que la comida esté terminada, para aprovechar el calor que queda acumulado.
  • El frigorífico es el electrodoméstico que más energía gasta, hasta el punto de que su consumo iguala al consumo en iluminación para toda la casa.  Algunos de los factores que pueden hacer que el motor de nuestro frigorífico tenga que gastar más energía es la acumulación de hielo en el congelador o dejarlo abierto demasiado tiempo.
  • La calefacción supone unos de los mayores gastos energéticos en el hogar. Enciende la calefacción durante el día después de ventilar la casa y mantenla apagada durante la noche. No la mantengas encendida en habitaciones que no estés usando. Y por supuesto, revisa y purga tus radiadores antes de que comience el invierno.
  • Respecto al aire acondicionado, no es bueno abusar de él. Muchas veces podemos refrescar la habitación bajando las persianas. Si el calor no es excesivo puede ser suficiente con usar un ventilador.
  • Evita tener enchufados electrodomésticos o aparatos que no estés utilizando (ordenador, televisión, cargadores de móviles…).

Estos son algunos consejos básicos que nos ayudarán a ahorrar agua y energía en casa. ¿Y tú, qué más métodos para ahorrar pones en práctica?

Ahorro, innovación y nuevas tecnologías


Ahorro, innovación y nuevas tecnologías

Aunque parezca mentira, las nuevas tecnologías no son solo cachivaches que sirven para jugar, distraerse o estar a la moda, ni aparatos propios de los más expertos informáticos. Al hablar de nuevas tecnologías también lo podemos hacer de nuevas soluciones aplicadas al ahorro de energía y el respeto al medio ambiente. Pasamos a analizar algunas de las tecnologías que más importancia están llamadas a tener en nuestra ahorro energético, reservando para el último caso la energía solar, un claro ejemplo de lo que puede ser y no es.

Vehículos eléctricos

Los vehículos eléctricos van camino de formar parte asidua de nuestras vidas, si es que las grandes petroleras lo permiten. Cada día surgen más noticias de marcas de automoción punteras involucradas en nuevos sistemas de propulsión y que consideran a los vehículos eléctricos la llave del futuro del sector. Si bien es cierto que los vehículos híbridos (mezclan un motor diesel con uno eléctrico con menor autonomía) llevan bastantes años fabricándose, no es hasta hace escasas fechas cuando la propulsión eléctrica se ha convertido en el centro de las miradas de la industria. Marcas como Tesla con su Model-S (con 500 kilómetros de autonomía) están consiguiendo importantes cifras de ventas y abren la puerta a un futuro esperanzador. Las ventajas de los coches eléctricos radican en su menor consumo, su respeto al medio ambiente, la posibilidad de recargarlos en cualquier enchufe e incluso poder usar la batería del coche para tareas del hogar. De momento en España las cifras de ventas de vehículos eléctricos no son para tirar cohetes, pero sí es cierto que muestran una clara tendencia al alza, pasando de venderse 22 vehículos en agosto a 137 en octubre. En total, 700 vehículos en lo que va de año, destacando las ventas del Nissan Leaf, Renault Zoe o Toyota Prius Plug-In. A todo esto hay que añadir el importante espaldarazo para el sector eléctrico que supondrá la Fórmula-E, el ambicioso proyecto de Alejandro Agag y que promete convertirse en la Fórmula-1 del futuro.

Domótica

Se podría definir la domótica como un sistema tecnológico mediante el cual se pueden gestionar y automatizar mecanismos de una vivienda tales como la temperatura, interruptores de luz, alarmas, calentadores, agua, etc, etc. La domótica ayuda a gestionar los recursos energéticos de nuestra viviendo, evitando malgastar la energía. Por ejemplo, podemos programar nuestro sistema para regular la temperatura de la casa o la intensidad de las luces (incluso desde un dispositivo móvil). La idea del ahorro automatizado es muy interesante pero, ¿es factible hoy en día para todos los bolsillos? ¿Es rentable? Bueno, en primer lugar hay que señalar que son muy pocas las viviendas que están adaptadas a este tipo de tecnología. Por otro lado, el desembolso económico que hay que realizar en un principio el elevado, lo que da lugar a que la domótica sea una tecnología con escasa penetración. La llave del éxito para la domótica es demostrar que puede ser una tecnología apta para el ciudadano medio, una solución rentable capaz de hacernos ahorrar dinero a medio y largo plazo.

Energía solar

Dejamos en último lugar la energía solar por lo paradójico de su caso. ¿Hay algo más poderoso, más luminoso y más fuerte que la luz y la energía de sol? ¿Qué ocurre entonces para que la energía solar no termine de despegar? La respuestas está en las compañías de gas y petroleras. Efectivamente, ellos dictan las políticas energéticas de los países, ellos son quienes mueven los hilos de los gobiernos y los que imponen las condiciones energéticas de un país, no digamos ya de aquellos sin potencial económico. Los españoles somos unos de los que sufrimos este tipo de políticas. Hace años existió un conato de boom de la energía solar en el cual muchos emprendedores optaron por apostar por las energías renovables y, en concreto, por la energía solar. Algunos de estos emprendedores actuaban a título empresarial y otros de forma individual, es decir, como modo de autoabastecimiento. ¿El resultado? La inmediata actuación de compañías de gas, eléctricas y petroleras que culminaron, por citar algunos ejemplos, en la prohibición de colocar aparatos de energía solar en los techos de los edificios, en una subida de impuestos de alrededor del 40% o en la limitación de los ingresos a 25 años. Por ello hemos dejado la energía solar para este último punto. Por sus cualidades, la energía solar podría dar a cualquier persona la posibilidad de autoabastecerse, pero desgraciadamente no sabemos hasta qué punto es ahora rentable. Factores políticos y empresariales que no queremos ni entrar a valorar tienen la culpa. Como podemos comprobar, las nuevas tecnologías y la innovación ofrecen soluciones y respuestas a muchos de nuestros problemas. Todavía está en nuestras manos el decidirnos a apostar por ellas.

5 razones para no entrar en las listas de morosos


5 razones para no entrar en las listas de morosos

Las listas de morosos de RAI o ASNEF son bases de datos en las que figuran las personas físicas o jurídicas que tienen algún tipo de deuda con ciertas entidades, reflejadas mediante el incumplimiento de un contrato entre las partes. La inclusión en las listas de morosos puede suponer un verdadero quebradero de cabeza, por lo que siempre es más que recomendable saldar nuestras deudas antes de ser incluidos en ellas. Algunos de los problemas a los que nos podemos enfrentar al formar parte de un registro de morosos son:

1.- Adiós a contratos, créditos o hipotecas

Las listas de morosos son una manera que tienen las empresas o entidades de comprobar cuál es nuestra solvencia económica. Al acudir a ASNEF o RAI pueden ver cuál es nuestra deuda, con qué empresa y desde cuándo es efectiva. Las empresas y entidades se apoyan en estas listas de morosos para negar a los ciudadanos una serie de servicios de vital importancia económica y financiera. Por una parte, no podemos establecer contratos con compañías, por ejemplo de internet, de energía o telefónicas. Pero este será solo el primero de nuestros problemas ya que no podremos pedir créditos o pedir la unificación de estos. Asimismo, no podremos solicitar o ampliar una hipoteca o pedir préstamos para comprar un coche, entre muchos otros problemas. Hay que matizar que, dependiendo del monto de la deuda y de la empresa acreedora sí hay entidades financieras que conceden créditos o hipotecas, por ejemplo, algunas entidades bancarias no tienen en cuenta determinadas denuncias por parte de empresas de telefonía pues son conscientes de que acuden a estos registros con demasiada facilidad. Si el dinero se lo debemos a la propia entidad financiera, nuestros problemas serán dobles ya que además de incluirnos en los registros de morosos, puede proceder a cobrar la deuda mediante el embargo de nuestros bienes.

2.- Problemas derivados

Además de todos los problemas anteriores, podemos tener otros problemas derivados, como pueden ser los juicios con las entidades que nos reclaman la deuda. Muchas veces los consumidores estamos indefensos y no sabemos cómo actuar frente a este tipo de situaciones, aunque la razón esté de nuestra parte. Esto puede acarrearnos graves problemas, como denuncias por parte de empresas a las que no sabemos cómo hacer frente.

3.- Tiempo y felicidad

La discutible manera en que actúan muchas entidades hace que a veces sea difícil saber si estamos incluidos en una lista, por qué deuda y quién nos ha incluido. Para conseguir esta información y posteriormente conseguir salir de ASNEF o RAI se necesita recopilar mucha información y, en casos complicados, realizar muchas consultas, enviar muchos fax y… en definitiva, perder mucho tiempo. A veces un proceso para salir de una lista de morosos puede llevar años y mermar durante todo ese tiempo nuestra felicidad vital. No es fácil vivir sabiendo que estamos incluidos en una lista de morosos, no sabemos cómo salir de ella y para colmo no podemos pedir créditos o préstamos para liquidar la deuda.

4.- Sanción económica

Cuando hablamos de una sanción económica no nos referimos al pago de la deuda que teníamos acumulada, pues la deuda seguirá ahí hasta que la paguemos (ya sea mediante dinero, por iniciativa propia o con nuestros bienes por orden judicial). La inclusión en las listas de morosos nos puede acarrear además numerosos gastos derivados de la contratación de abogados o consultoras especializadas. Incluso podremos ser condenados a pagar las costas de un juicio por nuestra inclusión en el registro de morosos si salimos derrotados en el litigio. Lo mejor para evitar problemas, costes procesales y sanciones económicas es saldar nuestra deuda con la empresa cuanto antes. En caso de que nos sea imposible saldar nuestras cuentas pendientes, debemos acudir a la propia empresa o entidad de crédito para explicarles nuestra situación y estudiar alternativas de pago que eviten nuestro ingreso en ASNEF o RAI. Es importante saber que nuestro nivel de solvencia cambia durante nuestra estancia en los ficheros de morosos, de tal manera que aquellas personas que tengan una deuda sin saldar desde hace mucho tiempo tendrán unos niveles de solvencia muy bajos, aunque su monto adeudado no sea elevado. Esto repercute muy negativamente en la capacidad del individuo o empresa para maniobrar en el ámbito financiero. En relación al párrafo anterior, en caso de que no sea posible pagar la totalidad de la deuda, se puede considerar saldar una parte de ésta. De esa manera las empresas y entidades pueden comprobar que existe una intención real de pagar. En todo caso, queda claro que lo peor que se puede hacer en caso de entrar en los ficheros de morosos es quedarse de brazos cruzados y exponerse a más gastos que el monto de la deuda original.

5.- Repercusión en la reputación

Es la propia entidad con la que teníamos la deuda la que se debe encargar de quitarnos de ASNEF o RAI (ya sea porque hemos pagado, porque hemos acudido a una consultora especializada o porque ha prescrito el plazo). Sin embargo, en muchas ocasiones dicha entidad nos quita de la lista de morosos pero nos sigue teniendo “fichados” en su base de datos como clientes potencialmente morosos, lo cual puede dificultaros contratar algunos de sus servicios en el futuro. Sea como fuere, lo mejor es mantenernos fuera de estas listas de morosos y evitar entrar en ellas a toda costa, siempre que sea posible, claro, ya que somos conscientes de los tiempos que corren.

5 Trucos y consejos para ahorrar viajando


5 Trucos y consejos para ahorrar viajando

Viajar, ver mundo, conquistar nuevas fronteras, conocer nuevas culturas, otras formas de entender la vida… Viajar es crecer, es abrir la mente, descubrir nuevos parajes, nuevas comidas, nuevos horizontes… ¡pero qué caro es a veces! ¡A cuántos sitios nos gustaría ir y no podemos por culpa del maldito factor económico! Bueno, pues quizá eso se pueda solucionar (en parte) si tenemos en cuenta algunas pautas que nos pueden ayudar a viajar de forma económica. Quizá no podamos ir al fin del mundo pero siguiendo un par de consejos igual sí que podemos hacer esa escapadita que llevábamos tanto tiempo esperando.

Lee mas 5 Trucos y consejos para ahorrar viajando

10 trucos para ahorrar sin privarse de nada


10 trucos para ahorrar sin privarse de nada

Nuestros antepasados eran verdaderos expertos en estirar hasta la última moneda que les quedaba en el bolsillo, maestros en rascar mucho de donde había poco, auténticos adalides del ahorro que sacaron sus vidas adelante con menos de lo que jamás podríamos imaginar. Y nosotros, hoy en día, con la cantidad de opciones que tenemos a nuestra disposición, hemos olvidado muchas de esas prácticas humildes y ahorrativas gracias a las cuales tantas familias sobrevivieron en el pasado. Pero ahora, en la situación actual, toca volver a apretarse los machos y recordar viejas costumbres, por lo que estamos seguros de que muchos van a agradecer estos 10 trucos para ahorrar sin privarse de nada… o de casi nada.

Lee mas 10 trucos para ahorrar sin privarse de nada